Jennette McCurdy, actriz estrella de Nickelodeon y protagonista de iCarly" confesó sus problemas que tuvo con desordenes alimenticios como la bulimia y la anorexia.

En un ensayo publicado en Huffington Post, McCurdy dijo que para una estrella infantil de Hollywood, "mantener una figura delgada suponía una mayor oportunidad de tener roles en diferentes proyectos, por desgracia tenía una compañera confiable y dedicada para ayudarme con mi anorexia en crecimiento, mi madre", explica.

 

La actriz McCurdy reveló que sus problemas alimenticios iniciaron cuando ella tenía 11 años.

Sostuvo que no culpa completamente a su madre, pero no la hubiera podido ayudar, "mi madre fue hospitalizada varias veces a consecuencia de este trastorno durante mi adolescencia".

McCurdy mencionó que cuando estaba creciendo la única comida que podía desgustar era un plato de brócoli y coliflor con una pizca de sal de ajo para darle sabor.

La actriz continuó su relato de como su madre siempre la comparaba con otras actrices sobre su peso, talla y dieta, “ella me preparaba mis comidas y me contaba las calorías”.

Indicó que a su llegada al elenco de iCarly se obsesionó aún más con los alimentos y su peso.

Su madre fue diagnosticada con cáncer, lo cual empeoró la situación, pero su cuñada la ayudó para que encontrara ayuda profesional, tras dos años de vivencias entre la anorexia y la bulimia la actriz dice sentirse mejor y segura.