Siguenos en
    

Llegó directo a matarla...

Cuernavaca, Morelos.- “En ese momento, cuando vi el cuerpo de mi hija, sentí que me volvía loca de dolor; creía que era una pesadilla de la que iba a despertar. Y, finalmente, no te puedo explicar todo lo que yo sentía porque creo que perdí la razón mucho rato. Mi niño dice que yo me azotaba en el piso; yo no te puedo decir”,  así relató la señora Ana Luisa Garduño lo que vivió tras el asesinato de su hija Ana Karen, suscitado el 12 de diciembre de 2012, en el interior de su domicilio, en el fraccionamiento Burgos de Temixco.
Con lágrimas en el rostro y la voz entrecortada, la mujer narró: “Yo creo que no tan sólo mataron a mi niña, me mató en vida a mí; me quitó lo que más amaba, a una niña excepcional, a una niña que era la luz de mi vida, era mi amiga, mi confidente, en ocasiones mi mamá... Entonces, crees que alguien pueda entender mi dolor o el de su papá”.


Con un rostro que reflejaba tristeza, recordó cómo ocurrieron los hechos. “El día 12 de diciembre, como a las 15:00 horas, él (Eduardo Villalobos Villanueva) llega a la casa de Burgos porque nosotros nos acabamos de mudar a ese domicilio, llega y me manda mensaje, donde me dice que quién le da la dirección, que está afuera de la casa”.
“Yo insisto en marcarle al celular y al de la casa, y ya no me contesta, y ya lo que sigue es lo que he mencionado. Cuando yo llego, abro la puerta, no tenía seguro, le grito a mi niña, giro la cara y me encuentro que mi niña está muerta en un charco de sangre”, comentó.
“Inicialmente no me doy cuenta que ella fue acribillada brutalmente; lo primero que me pasó por la mente fue que habían discutido, que él la había aventado y que se había pegado con la esquina del centro porque estaba movida”, señaló.
Sin embargo, al detallar cómo se percata de los impactos de arma de fuego, la señora guarda silencio, hace una pausa larga, y continúa: “yo estoy tirada en el piso, me percato que hay un casquillo, es cuando me doy cuenta; inicialmente, yo pensé que le había dado un balazo en la espalda y veo que su playera se ve como floreada la tela. Llegan las autoridades correspondientes y me quitan, ya no me dejan entrar”.
Posteriormente indicó que se enteró de la manera en que su hija perdió la vida: “Y hasta después me entero que ella fue acribillada por tres balazos; uno en la cara, en el tórax y en el abdomen (…) pero a mí ya no me dejaron acercarme, me puso mal... Yo creo que el dolor tan inmenso que nosotros tenemos nadie podría comprenderlo”.
Desconsolada por el desinterés de las autoridades, quienes, a un mes y cinco días, apenas empezaron a mostrar interés en el caso, recordó cómo Eduardo Villalobos Villanueva y Ana Karen se conocieron.
“Ellos se conocen por medio de un juego de consola. Entonces, a raíz de que ella hace contacto, empiezan a tener una amistad y posteriormente un noviazgo cibernético. Este noviazgo cibernético fue de aproximadamente un año; después del año, éste se hace físico”, precisó.
“Cuando este noviazgo se hace físico, nosotros platicamos con él, ya que él llega los domingos en la mañana y se iba los domingos en la noche, y en las mañana íbamos a desayunar todos juntos. Y en las tardes ellos platicaban en la sala, escuchábamos lo que ellos hablan, jugaban; de hecho, sí salían normalmente con mi niño o con una amiga de ella; entonces, eso fue lo que nos dio seguridad”, manifestaron los padres de Ana Karen.
La señora agregó: “Ana Karen era una niña excepcional, era una niña muy amorosa, era muy buena amiga, y sus metas en la vida era estudiar comunicación, ciencias de la comunicación, porque era lo que a ella le apasionaba, y estudiar derecho porque ella siempre luchaba contra la injusticia”.

Se busca

El reclamo
Eduardo Villalobos Villanueva es buscado por las autoridades ministeriales, luego de que presuntamente se refugiara en Guadalajara, Jalisco.

La relación
Los padres de Ana Karen señalaron que el joven conoció a su hija por un juego en línea, posteriormente fue su cibernovio durante un año.
 

  • 36 días han transcurrido desde la muerte de Ana Karen, asesinada en su casa, en el fraccionamiento Burgos.

"Crees que alguien pueda entender mi dolor o el de su papá, porque de verdad era una niña maravillosa, una niña amada por toda la gente que la rodeaba, en este caso te puedo decir que nadie podría comprender nuestro"
Ana Luisa Garduño, madre de Ana Karen



 



si la familia de la joven contrata un investigador privado sera mas facil de encontrarlo.

stoy de acuerdo con la pena de muerte...

se te olvida que estamos en un pais lleno de mierda y corrupcion
a qui no existe la pena de muerte

lamentablemente ese tipo anda libre y veo muy dificil que logren capturarlo

por lo mismo que ya dige MEXICO ES UN PAIS LLENO DE M**RDA...

¿y la pena de muerte? ¿cuando?

COMENTARIOS