El crecimiento de la violencia en el estado ya empezó a afectar a los miembros de la UAEM, que desde luego son el futuro del estado, ya que los jóvenes universitarios serán los profesionales del mañana y quienes sostendrán la planta productiva de la entidad; por tal motivo, el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Morelos, Erik González García, exigió seguridad efectiva para los estudiantes universitarios, ya que la inseguridad ha tocado también a jóvenes alumnos.
Para ser más específico, tomó como ejemplo el de Mariana Leticia “N”, joven hallada asesinada la semana pasada quien era integrante del equipo de tochito “Venados Black”, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos; a pesar de que no estudiaba en la Máxima Casa de Estudios del estado, “pero eso no quiere decir que los estudiantes no estemos en peligro”, señaló y fue muy claro al argüir que no es posible que más jóvenes estudiantes se mantengan en el riesgo latente en el que se encuentran, “ahora les toca a las autoridades dar la cara y darnos seguridad.
“Los estudiantes también somos pueblo y lamentamos las declaraciones oficiales que excusan la falta de efectividad en materia de seguridad, con el argumento de que no es factible que el Estado ponga a un policía detrás de cada persona”, dijo y añadió que, en cambio, están faltando acciones sociales y alternativas que signifiquen opciones reales para el desarrollo de la población.
Preocupado, el líder estudiantil Erik González García consideró que el problema es mayor de lo que públicamente se ha difundido, pues son pocos los estudiantes que deciden avisar o pedir apoyo al cuerpo de seguridad y vigilancia al interior de la Universidad, como pocos son aquéllos que se deciden a interponer la denuncia correspondiente en la Fiscalía General del Estado.
En los últimos días, se ha informado sobre una serie de asaltos en las inmediaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, donde jóvenes universitarios, que caminan solos o en grupo, han sido sorprendidos por un par de sujetos que se transportan en motocicleta y, con armas de fuego, amenazan a sus víctimas a fin de quitarles teléfonos celulares y dinero, “a pesar de que todos saben que los estudiantes somos los que menos recursos tenemos, sobre todo los que vienen y van caminando a sus casas”, agregó González García.
Ya hemos denunciado a este par de rateros de la moto, pero a la fecha no se ha detenido a nadie por estas agresiones, que impunemente continúan; hay que acabar con ellas, pues así empiezan y van creciendo; necesitamos acciones, no declaraciones. Y, por lo que podemos ver, tiene razón el líder universitario. ¿No cree usted?
El pasado martes 14 fue inaugurado el Museo de las Memorias de la Revolución en Chinameca, Morelos, por el secretario de la Gubernatura, José Manuel Sanz, y la secretaria de Cultura del gobierno de México, Alejandra Frausto, en un sencillo acto en el que los habitantes de Chinameca, siempre orgullosos de su raíz zapatista, estuvieron presentes en la ceremonia, en la que por fin pudimos ver un digno museo de la vida y obra de Zapata y del zapatismo, que vale la pena visitar.
El trabajo realizado en Chinameca es bueno y la recuperación de la vieja hacienda está bien hecho. En la ceremonia sencilla hicieron uso de la palabra los dos invitados antes mencionados y la secretaria de Cultura y Turismo, Margarita González Saravia.
A pesar de las imprecisiones de los discursos, sobre todo en el de la secretaria de Cultura del Gobierno de México que no conoce del tema, por lo que dijo que el ejido tiene su raíz desde la Nueva España y que esos papeles entregados a los familiares de Zapata son el antecedente del ejido mexicano.
La ceremonia bien con el negrito en el arroz: que para todo ponen a dos guaruras a cerrar las áreas para que nadie pase mientras entran las autoridades. Se separa al pueblo de la autoridad creyendo que hacen un favor, aunque -por el contrario- lo que hacen es crear un mal ambiente entre los invitados hubo intelectuales como Adalberto Ríos Szalay, Lya Gutiérrez Quintanilla, Eleonora Isunza, Marcos Manuel Suarez, Panchito Rubí y muchos otros que hicimos acto de presencia.
El museo vale la pena y bien vale una visita a Chinameca, que ahora la carretera siglo XXI nos permite estar a sólo una hora de Cuernavaca. El museo es definitivamente el mejor entre los que he visto en el estado; así que vale la pena visitarlo. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin