A casi un mes, tres semanas, de iniciado el proceso electoral en el estado, las cosas en el Impepac están de la misma manera a pesar de los cambios realizados por la división interna que ha provocado el pleito entre la presidente y el consejero panista y ex secretario general de la institución, quien se proyectó a la fama por llevarse hasta los garrafones de agua del instituto a su casa.
La división en el consejo, desde luego, hace más vulnerable al instituto, sobre todo en un proceso tan delicado como es en el que estamos inmersos.
La grilla interna hace que las cosas se tensen y que los colaboradores, que cada vez tienen que ser más, no sepan a quién obedecer, ya que existen dos líneas de mando.
Al consejero le encanta el lucimiento y a la presidenta le faltan arrestos para poner el orden del que, al parecer, carece la institución.
Por lo pronto, el panista aprovecha su situación para acordar con los otros y lograr multar a los partidos que considera enemigos más peligrosos del PAN, así que los partidos políticos Morena, PES y Panal ahora tendrán que entregarle un remanente por la cantidad de 762 mil 301 pesos al Gobierno del Estado, a través del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana, dado que este dinero, al decir de la comisión que él maneja, argumenta que no se lo gastaron en la campaña electoral del 2018; y el Instituto Nacional Electoral mandató que regresen el recurso o, de lo contrario, se les descontará de sus prerrogativas y se les aplicarán los intereses moratorios que se hayan generado durante los últimos dos años.
Por esa razón, el consejero de marras lo hace público, ya que su afiliacion en la institución todos la conocen; por ello, Enrique Pérez Rodríguez aseveró que a Morena, al igual que a los demás institutos políticos ya se les notificó de la determinación del pleno del órgano electoral y, por lo tanto, tendrán un periodo de cinco días hábiles para que reintegren el recurso tal como estipula la Ley electoral. Sin embargo, señaló que también tiene una multa de este instituto por la cantidad de un millón 241 mil 186 pesos que se les están descontando mensualmente.
Él es quien declara y cuela la información que debería ser exclusivamente manejada por la presidenta, pero le gana su filiación partidista, ya que su nombramiento es uno de los grandes errores del INE.
Al mismo tiempo señaló que, durante el mes de septiembre, se les descontó del millón 572 mil pesos que tienen mensualmente de prerrogativas y les quitaron 742 mil 562, que representó el 47.24 por ciento de sus ministraciones; en tanto que en octubre les descontarán 498 mil 231 pesos; y para los meses de noviembre y diciembre les estarán quitando 393 mil pesos cada mes para hacer el total de la multa que les aplicó el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana.
Indicó que Morena deberá de entregarles 618 mil 621 pesos como remanente que no se utilizó en el pasado proceso electoral de hace dos años y, por lo tanto, deberá atender el reembolso tal como lo ordenó el INE; de no atender la petición (obligación) ya se les advirtió que la ley estipula que debe el Impepac tomar en cuenta toda la cuestión inflacionaria y se los quitarán de su prerrogativa que será parcial, ya que no debe de ser más del 50 por ciento de la ministración.
En tanto, Encuentro Social, de igual manera, no se gastó durante los comicios del 2018 pasado 134 mil 492 pesos, por lo que los consejeros electorales le hicieron la petición de reembolsar el dinero, para lo cual se le remitió al interventor a fin de que realice el trámite correspondiente y, de hacer caso omiso al ordenamiento, de igual manera se le reducirá de sus prerrogativas mensuales que les otorgan a los partidos políticos.
El tercer partido que también tiene que hacer la devolución del dinero que no se gastó es Nueva Alianza, aunque este instituto deberá regresar sólo nueve mil 188 pesos con 30 centavos, y se mantiene en la misma tesitura que los otros dos: se les descontará en caso de que se niegue a regresar el dinero.

Lo grave de la situación es que un miembro del consejo utilice el cargo para dar a conocer lo que cree que perjudica a los adversarios de su partido; es algo que no debería de hacerse cuando uno ejerce como funcionario electoral, ya que debe de ser imparcial en todo momento, si eso no sucede habría que impugnarlo y cambiarlo por faltar a los principios rectores de la institución. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin