Con la novedad de que -¡por fin!- se han dado cuenta los legisladores de que han creado una parálisis legislativa en el Congreso del Estado. El grupo parlamentario del Partido Movimiento de Regeneración Nacional reconoció que hay pendientes legislativos a consecuencia de la falta de consensos.
Héctor Javier García Chávez, integrante de esa bancada, externó que tendrían que dar una interpretación al reglamento correspondiente, a efecto de “llamar a algunos suplentes” y, de esa forma, subsanar los tópicos que no se han consensado, lo que no es sencillo pues se tiene que respetar el reglamento y la Constitución del Estado.
Si los señores diputados dicen que están ahí como legisladores para hacer política, pues que busquen sin rencores y problemas personales el consenso con el grupo que no le permite al Congreso salir adelante.
Pero no, el diputado se refirió a una reforma recientemente hecha al documento antes descrito, en la que no tolerarán la ausencia de un congresista; en tal sentido, recalcó que “siete faltas al Pleno, sin justificarse, son motivo para llamar al suplente”; si eso es lo legal, que lo hagan porque así como cobran deben de trabajar, ya que todos les pagamos con nuestros impuestos.
De igual forma, García Chávez externó que es “difícil” que se compruebe una omisión de esa naturaleza, a consecuencia de que “todos justifican actividades, agendas, atenciones médicas” y otros motivos. Por ende, reiteró que, como dice el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, “hay que hacer más público lo público y, en esa medida, que cada quien asuma su responsabilidad”. Manifestó que, ante este panorama, resulta indispensable “llamar a los ojos de la ciudadanía”, para que esté al pendiente de lo que acontece al interior del recinto parlamentario. No entiendo para qué sirven los que tienen fe pública y los reglamentos, si no se pueden hacer efectivos los artículos de los reglamentos; sólo es cuestión de ponerlos al día, de hacerlo de tal manera que verdaderamente las faltas puedan ser justificadas de manera oficial.

Cuando se hace una reglamentación de este tipo, se necesita que no sólo sea el capricho de un legislador o de un grupo, sino que alguien que sepa redacte las cosas, de tal manera que los que tengan que cumplirlo no tengan la posibilidad de tomar salidas falsas y lo dejen de cumplir; la verdad que no es tan difícil, pero una vez más estamos ante un anuncio para acusar al grupo contrario, no para poner soluciones. ¿Cuántos meses llevan dizque enjuiciando al ex gobernador?, tienen más de año y medio y no pasa nada; anuncian las cosas y se les olvidan de inmediato.
¿Con qué empezaron?, con el asunto de las pensiones doradas y claro está que no ha acabado; ahora están con los diputados jóvenes. Pura publicidad, pero no terminan nada, todo está a medias porque no saben lograr los consensos; se han insultado de tal manera que los rencores ya son muy fuertes, se pelean y toman las cosas de modo personal. Discúlpenme, pero en la política las diferencias son lo más natural, cada quien tiene derecho a pensar de una manera diferente a los demás, pero para ponerse de acuerdo hay que sentarse y hablar, hay que ceder en algunas cosas e insistir en otras para llegar a un equilibrio, pero ya dejar de estarse golpeando en la prensa.
¿De qué nos sirve que algunos estén conscientes de que hay una parálisis legislativa?, ¿cuál es la novedad?, eso ya lo sabíamos, muchos medios lo han publicado durante meses y lo reconocen sólo como niños chiquitos, para acusar como en la primaria a sus colegas que no son de su grupo; les faltan los papás que los regañen.
Qué mediocridad, qué falta de profesionalismo si alguien fue a la escuela; así nadie puede avanzar y el estado sigue paralizado.
No, así no es, no hay por qué acusar a nadie, hay que ponerse a trabajar, dejar los egos y las instrucciones idiotas totalitarias a un lado; dejarse de insultar y sentarse a consensar con el ánimo de llegar a verdaderos acuerdos. ¿No cree usted?

Teodoro Lavín León
lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin