Como lo señalamos el día de ayer en Twitter, el ex alcalde Cuernavacense trató de inventar un cuento sobre un accidente, para no tener que comparecer ante el juez de control por uno de los muchos robos que perpetró durante su gestión; asimismo, detuvieron a dos de los regidores y a ver si así entienden los que vienen que no pueden convertirse en cómplices por dinero como lo fueron los de ese trienio. El que se haya detenido a el ex alcalde es un triunfo ciudadano y esperamos que se le exija que regrese todo lo que se robó, o todo lo que se pueda, porque en este país estamos acostumbrados a señalar las deshonestidades de los funcionarios públicos, pero al mismo tiempo, como el jibarito de la canción, se van locos de contento con su cargamento, sin que nadie les quite nada de lo que tomaron de los impuestos de los ciudadanos; lo vemos muy claro en los robos de Grákula, sus secuaces y familiares, que lo planearon bien y, a pesar de que todos sabemos de su afición por lo ajeno, ni los meten al “bote” ni regresan nada, y de ser clase media se volvieron millonarios, y son tan vivos para la ratería que nadie les ha hecho nada o, lo que es lo mismo, gozan de impunidad total.
Hoy al menos, amanecimos con la buena noticia de que, a pesar de la farsa del supuesto accidente, anoche fueron a sacar al ex alcalde de su cuarto de hospital y se lo llevaron a dormir en la cárcel en Atlacholoaya. 
¿Qué es lo que sigue? Primero estar pendientes de que el juez se mantenga en la línea de lo correcto, ya que los “cañonazos” de dinero que le van a ofrecer por que se equivoque podemos imaginar que serán muy fuertes. Si el día de ayer el ex alcalde alquiló una ambulancia e involucró al Hospital Morelos con una mentira para evitar ir a la cárcel, imagínese usted que después de la primera noche va a soltar todo lo que pueda para que lo liberen.
Así que la noticia señala que un juez de control vinculó a proceso penal al ex edil de Cuernavaca Antonio N. y los ex regidores Anayeli N. y Enrique N. El juez dictó prisión preventiva como medida cautelar. El juez reclasificó el delito de ejercicio ilícito a ejercicio abusivo de funciones y determinó prisión preventiva contra los ex servidores públicos. 
Se liberó la orden de aprehensión en contra de los regidores Anayeli N. y Enrique N., los cuales ingresaron al penal de Atlacholoaya, y en el caso del ex edil se ordenó su detención, por lo que policías de la Fiscalía Anticorrupción procedieron a su detención dentro del Hospital Morelos en Cuernavaca, donde se encontraba internado, tras un supuesto accidente que sufrió en carretera. 
El ex Presidente Municipal no se presentó a la audiencia de vinculación, pero el juez de control ordenó su arresto; por ello, después de ser detenido en el hospital ingresó la noche de ayer al Penal de Atlacholoaya.
 La historia es que este miércoles, tras 10 horas en audiencia de imputación en la Ciudad Judicial de Atlacholoaya, el juez de control ordenó prisión preventiva contra los ex funcionarios municipales mencionados por presunto desvío de más de nueve millones de pesos de cuotas de empleados del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), las que debieron ser pagadas al Instituto de Crédito para Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (ICATSEGM) durante su administración.
A pesar de tratar de evitar su detención promoviendo un amparo, la noche de ayer elementos de la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción lograron detener a Antonio N., “El Lobo”, y fue trasladado al penal de Atlacholoaya.
Los elementos policíacos llegaron al Hospital Morelos, donde estaba el ex edil, luego de que en la mañana fue trasladado al nosocomio tras un presunto accidente.
Los delitos por los que se le acusan, junto a dos ex regidores, es por ejercicio abusivo de funciones. Como podemos ver, esto es sólo una parte muy pequeña de todo lo que hizo y de lo que se robó el ex alcalde, y ahora los regidores están en la cárcel cuando sólo les dio migajas de lo que él sacó. 
Es un asunto sobre el cual sólo pedimos justicia porque, desde luego, sobran los robos perpetrados. Para empezar, nada más que explique porqué el gasto en la recolección de basura de 2018 a 2019 subió en más de cien millones de pesos; con que devuelva eso, el Ayuntamiento podría pavimentar gran parte de la ciudad, porque en tres años son más de trescientos millones de los que nadie sabe cómo se llegó a ese “arreglo” que le costó la vida a mi amigo Juan Jaramillo.
Así que esperemos que la investigacion continúe y la Fiscalía Anticorrupción no se eche para atrás. ¿No cree usted? 

Por: Teodoro lavín león

lavinleon@gmail.com
Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado