Ante una problemática que tiene el caos como una de sus principales características, el Cabildo de Cuernavaca aprobó un acuerdo mediante el cual se prohíbe otorgar permisos a negocios con giro rojo; es decir, bares, discotecas y cantinas, hasta que no se tenga la seguridad de que cumplen con toda la normatividad vigente, algo que, desde luego, es muy importante para reforzar el trabajo que se realiza en busca de la seguridad de los ciudadanos de la ciudad capital.

La decisión se toma después de que han sucedido varios asesinatos a manos de la delincuencia organizada, uno de ellos que se hizo viral en las redes sociales cuando un comando armado atacó un bar en Cuernavaca, con el saldo de una joven asesinada y nueve personas heridas. Sumado al ataque está el hecho de que el Bar Sophie, donde ocurrió el atentado, no contaba con permiso para funcionar.

La presión social en vista de este tipo de hecho aumentó de manera importante y la determinación del Ayuntamiento capitalino incluye no sólo la autorización a nuevos permisos, sino también el refrendo a las licencias otorgadas con anterioridad. La autoridad ordenó a las áreas involucradas en la revisión y autorización de permisos a suspender toda acción en relación con ello; en este caso las secretarías de Desarrollo Económico y Turismo, Gobernación y Licencias y Reglamentos.

La verdad es que la ciudad vive un caos de seguridad y uno de los principales motivos son los antros que funcionan sin ningún permiso, sobre las banquetas muchos de ellos y sin el menor recato; en Chamilpa, Ocotepec y Ahuatepec funcionan en las calles y cuando tienen un pequeño local se amplían hacia la banqueta, quitando no sólo el paso a los peatones, sino los espacios para estacionamiento, convirtiéndolos en parte del antro sin importarles la ciudadanía; y trabajan con los sonidos a todo volumen las noches completas.

Hemos visto asesinatos, balaceras y levantados y nadie hace nada, siguen funcionando con toda tranquilidad y el municipio no quiere entrarle, pues tienen miedo de los usos y costumbres, que son verdaderos abusos.

Si no acaban con estas prácticas, podrán cerrar el Centro Histórico, pero la solución deberá de ser integral; ahora se ordenó a las instancias municipales llevar a cabo una revisión de todos los lugares con estas características que están funcionando en el municipio, particularmente en el Centro Histórico y sus inmediaciones, así como en los corredores que conectan con los municipios de Jiutepec y Temixco, con el objetivo de verificar si cumplen la normatividad o, en su caso, cerrarlos e impedir que ocurra algún problema como los que ya vivimos.

La inseguridad en la que vivimos es algo que ha crecido y sabemos que es parte del juego de la pasada administración, para que no la persigan después de la gran cantidad de robos que se cometieron, pero también esta actual no ha resuelto nada.

La Guardia Nacional negó su participación al estado, por lo que tendremos que rascarnos con nuestras propias uñas.

Urge que se inicie este tipo de revisiones, la clausura y revisión de tantas y tantas cervecerías, pero es impresionante la celeridad en que sin licencia o permiso se instalan estos negocios de manera violatoria a las reglas impuestas por la autoridad.

La medida debe de ser pareja y no tenerle miedo a las zonas marginadas, porque para acabar con una plaga como ésta hay que terminar con la totalidad, porque si no sólo se les va a revertir y les va a salir el tiro por la culata.

Se necesita legislar sobre la autoridad de los ayudantes municipales, quienes no sólo son profundamente ignorantes, sino que convierten a los pequeños pueblos en zonas donde la impunidad y la corrupción es parte de sus administraciones.

Es necesario que el Congreso del Estado sirva para algo y busque la manera de reglamentar únicamente y cuáles pueden ser las atribuciones de las autoridades auxiliares, que eso son: auxiliares, no caciques que por dinero venden permisos e impunidad a quien se les pega la gana, sin tomar en cuenta al Ayuntamiento; ahí también tiene que tomar cartas en el asunto el Cabildo para acabar con el flagelo de la impunidad y la corrupción. ¿No cree usted?

Amigos, en un mes, exactamente el 12 de abril, se llevará a cabo el tradicional baile de Los Cuernavacos, en Mañanitas Casa Nueva, con la coronación de Rocío I y en beneficio del banco de alimentos de Cuernavaca. No se lo pierda. Para volvernos a ver, puede usted comprar sus boletos en Comonfort 13 o preguntar en los teléfonos 314-51-91 o 314-51-89. No se lo pierda.

 

Por: Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin