Como ya lo hemos visto a través del tiempo, las cosas siguen igual o peor en la termoeléctrica; por lo pronto, los ejidatarios de Tenextepango y Moyotepec votaron en contra del planteamiento de desistirse de los amparos promovidos en contra de la Termoeléctrica de Huexca, por lo que el Proyecto Integral Morelos (PIM), del cual forma parte, no podrá concluirse este año, como lo había anunciado el Presidente de la República.
Juan Carlos Flores Solís, abogado del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, y representante legal de los ejidos del municipio de Ayala, Morelos, informó que, en asambleas, ambos núcleos agrarios acordaron continuar los juicios que iniciaron para evitar que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) utilice agua del Río Cuautla para la operación de la central termoeléctrica.
Los ejidatarios también acordaron mantener el plantón que tienen instalado en la comunidad de San Pedro Apatlaco, Ayala, para impedir la conclusión del acueducto con el que se llevaría el agua a la central. El campamento, situado a un costado del río Cuautla, se interpone a la última conexión de tubería que llevaría el agua a través de un acueducto hasta Huexca.
“Las asambleas de ayer cierran la puerta para que en este año sea concluido el Proyecto Integral Morelos en esta zona; es definitivo, cierra las puertas legales, la única manera de que entonces se lleve a cabo este proyecto es por medio de la intromisión de la Guardia Nacional, es por medio de la violencia y la violación a la ley, al estado de derecho”, dijo Flores Solís.
“Nosotros veremos qué niveles tiene el presidente de valorar su mandato y también, pues, la sensibilidad que debe tener sobre el asunto; nosotros estaríamos haciéndole un llamado a que recapacite, le recordamos que le estamos pidiendo una hora de su mañanera para debatir sobre el Proyecto Integral Morelos y que recapacite”, agregó.
Como recordaremos, el 10 de septiembre, durante su conferencia de prensa matutina, el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador anunció que ya no existían impedimentos legales para concluir la construcción del acueducto y del gasoducto que permitirán la operación de la Central Termoeléctrica de Ciclo Combinado de Huexca, en Yecapixtla, por lo que algunos de los presidentes de los comisariatos ejidales pertenecientes a la Asociación de Usuarios del Río Cuautla convocaron a asambleas para tratar de convencer a los ejidatarios a votar a favor de desistirse de los juicios de amparo. Sin embargo, hasta el momento, éstas han sido contrarias a los deseos presidenciales. Los campesinos de los dos núcleos agrarios más grandes y con mayor disposición de agua del Río Cuautla, Moyotepec y Tenextepango, votaron en contra y, después de las declaraciones de la Directora General de Conagua, Blanca Jiménez, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua tramitó un incidente en el juicio de amparo.
El incidente fue respondido por la funcionaria federal en el sentido de que aún no cuentan con los permisos necesarios para concluir la instalación del acueducto y, en consecuencia, la termoeléctrica no puede iniciar sus operaciones.
Pero los problemas crecieron cuando dijeron que todos los amparos estaban resueltos; la directora de la Conagua, Blanca Jiménez, dijo que ya la cuestión legal estaba resuelta, que ya habían otorgado los permisos que hacían falta para que se conectara el acueducto y se pudiera llevar el agua para la termoeléctrica; por lo que señalan los campesinos que metieron un incidente en los amparos de Moyotepec y Tenextepango, “un incidente de violación a la suspensión por este anuncio de la directora de la Conagua y anexamos como prueba la versión estenográfica de la mañanera”.
“El Juez le mandó a preguntar a la Conagua, al Presidente de la República, si estaba violando la suspensión, si era cierto lo que nosotros dijimos, y la Conagua dijo: ‘yo no he dado permisos y hasta que se resuelva el conflicto social, yo no puedo dar permisos’; entonces, ellos esperaban que con el desistimiento de esos amparos ahora sí pudieran dar los permisos, pero esto no sucedió y, en caso de que ellos lo hagan, estarán violando el incidente, lo que podría implicar cárcel para la directora de la Conagua, para el director de la CFE, Manuel Barttlet y para el Director de la Cuenca Balsas de la Conagua, y ellos van a tener que valorar su libertad”, señalaron los campesinos.
Los opositores al PIM aseguran que la Termoeléctrica de Huexca, además de contaminar las comunidades aledañas, dejaría sin el agua necesaria para la producción agrícola de 33 ejidos y siete pequeñas propiedades de la zona oriente de Morelos, unas seis mil familias que siembran hortalizas, cebolla, maíz, sorgo y pepinos entre otros productos, los cuales son vendidos en la Central de Abastos de la capital del país.
Como por decreto presidencial el agua del Río Cuautla está destinada para uso agrícola, los campesinos de la zona han logrado detener desde hace 10 años el proyecto impulsado por la CFE. La concesión del río no sólo incluye el afluente, sino el agua de la Planta Tratadora de Aguas Residuales de Cuautla, que se encuentra en San Pedro Apatlaco, y de la cual han dicho las autoridades que se tomará el vital líquido para la termoeléctrica.
El problema es que esa agua engrosa el caudal del río Cuautla, y con ello garantiza el abasto para los campesinos que se oponen a que la termoeléctrica utilice su líquido, que es vital para su producción agrícola. Por lo que es evidente que el problema sigue y su solución se ve lejana. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin