Como si hubieran servido para algo, ahora resulta que los inútiles de los diputados se quieren reelegir o buscar otro cargo de elección popular.

La verdad es que siendo ésta una de las peores legislaturas de la historia de Morelos, donde ni siquiera pudieron ya no digamos otra cosa, sino tan sólo ponerse de acuerdo 14 de los veinte que forman la legislatura para tomar las decisiones importantes en el estado, cuando han dado muestra de ser los reyes del brinco y en honor a esto han brincado la mayoría de un partido a otro, sin el más mínimo respeto ya no digamos a quienes los eligieron, sino a ellos mismos y, en lugar de representar al pueblo, sólo han servido de levanta-dedos de lo que les pide el gobierno –siempre o la mayoría de las veces mediante una corta feria- con esa cara dura como dirían nuestros antecesores de la madre patria, ahora quieren reelegirse y volver a ocupar diferentes cargos; se les olvida que se convirtieron en el hazmerreír de la Suprema Corte, que les tiró acuerdo sobre acuerdo, haciéndose famosos como “los jardineros” porque siempre la riegan. Con todo y eso quieren seguir viviendo del presupuesto. En serio, qué cinismo.

Vean esta declaraciones: “Tienen que dejar la curul 90 días antes del proceso electoral para participar, pero lo que se les olvida a los señores diputados locales es que están obligados a desahogar los temas rezagados en el Congreso del Estado a más tardar la primera semana de marzo, pues más de la mitad podría contender para otro puesto de elección popular y estarían obligados a pedir licencia al cargo”.

Hasta el momento ningún legislador ha confirmado de forma oficial sus aspiraciones político-electorales. Incluso, el Presidente del Congreso del Estado, Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, informó que a la Mesa Directiva no se le ha notificado de la posible separación del cargo de algún legislador.

Legalmente, y de acuerdo con la Constitución Política del Estado de Morelos, los diputados que busquen otro puesto de elección tienen que separarse del cargo 90 días antes del proceso electoral, excepto aquellos que busquen reelegirse, ya que pueden optar por pedir licencia o continuar al frente de su curul; lo que es verdaderamente un abuso es que legislaron a favor de ellos mismos para no perder la posibilidad de seguir cobrando, junto con la pléyade de lambiscones ahora llamados asesores.

La Presidenta de la Junta Política y de Gobierno, Ariadna Barrera Vázquez, admitió que prácticamente tienen el mes de febrero para resolver los temas pendientes, como la aprobación de las leyes de ingresos de los municipios para el actual ejercicio fiscal, los nombramientos pendientes en el Instituto Morelense de Información Pública y Estadística (IMIPE) y en la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización (ESAF), y los de seis magistrados del Poder Judicial, cosa nada sencilla, pero que nos da la idea de que son verdaderamente flojos e incapaces.

Desde luego, por decir lo menos ya que existe un rezago de más de 100 dictámenes con proyecto de reforma y creación de leyes, que desde hace más de un año se mantienen detenidos porque los señores, cuando no les dan una “lanita”, ni se presentan en el Congreso. Nada más veamos cómo se encuentra la inseguridad y vea lo que opina un hombre que trabaja de chofer de transporte público, Jesús Omar Martínez, quien trabaja como conductor de Didi; él contó que, por la situación de inseguridad que se vive en el estado, ofrece sus servicios de transporte privado sólo hasta las ocho de la noche y que la mayoría de sus compañeros andan “con el Jesús en la boca”, es decir, con la preocupación al saber que les puede pasar algo durante el viaje.

Con una experiencia como conductor de casi dos años, Martínez agradece que hasta la fecha no ha sufrido asaltos, pero -según le dijeron sus compañeros- se ha detectado que algunas personas se registraron en la aplicación de teléfono como usuarios, pero con intenciones de asaltar a los conductores.

“La situación está terrible, andamos con el Jesús en la boca porque en cualquier lugar de Morelos hay mucha inseguridad; debemos cuidarnos porque se escucha feo, pero tenemos que cuidarnos hasta de los usuarios, porque se sabe que se conectan para asaltar, a los conductores los golpean y les quitan los carros”.

Mientras tanto, los legisladores cobran y no les piden cuentas a las autoridades encargadas de esa responsabilidad. ¿No cree usted?

Por TEODORO LAVÍN LEÓN / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin