La definición de las autoridades de Cuernavaca está en veremos y desde luego es algo que nos incumbe a todos; por lo pronto, en sesión extraordinaria urgente celebrada este miércoles, el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC) emitió nuevos acuerdos de asignación de regidurías para los municipios de Jojutla, Tlaquiltenango, Yecapixtla y Cuernavaca.
Los cambios obedecen a recientes sentencias emitidas por la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en las que se ordenó adecuar las asignaciones para garantizar una integración más paritaria de los cabildos.
Para el caso de Jojutla se dejó sin efecto la constancia entregada a Carlos Salgado Olvera, primer regidor en la lista del Partido Revolucionario Institucional (PRI), para asignar el espacio a Fabiola Aeropajita Hernández Ceja, segunda en la lista por dicho partido.
Lo mismo ocurrió en Cuernavaca, en donde Claudia Anette Martínez Lavín ocupará la regiduría que le había sido asignada a Alfredo Irving Morales Escobar, también del PRI.
En Tlaquiltenango será regidora Gabriela Inocencio Armenta, en vez de David Dircio García, quien ocupaba la primera posición en la lista de regidores por el Partido del Trabajo (PT).
En Yecapixtla, la regiduría ganada por el Partido Socialdemócrata de Morelos (PSD) será para Maricela Guzmán Rodríguez, quedando sin efecto la constancia entregada a Ricardo Gallardo Balderas.
A su vez hay una nota proveniente de la Cámara de Diputados, que publica una agencia nacional y que dice: Asume el Congreso de la Unión que Marisol Becerra de la Fuente será la próxima Presidente Municipal de Cuernavaca. Al menos así se dirige a ella, para invitarla a un evento especial, el diputado Eraclio Rodríguez Gómez, Presidente de la Comisión de Desarrollo y Conservación Rural Agrícola y Autosuficiencia Alimentaria, quien dirigió un oficio de invitación a la presentación de proyectos productivos y temas del presupuesto de 2019 a celebrarse el día de hoy. La invitación es en papel membretado y oficial, lo que desde luego ha causado alarma en las huestes del nombrado alcalde electo de Cuernavaca por el Impepac.
La decisión la debe tomar el órgano electoral, pero el rumor de que habrá cambios subsiste en el chismógrafo político, así que no se entiende lo que sucede, pero hay que estar al pendiente porque nos afecta a todos. ¿No cree usted?
Como todos sabemos, por las protestas de las cámaras de empresarios en el estado, la pasada legislatura hizo desaparecer de un plumazo dos fondos, uno de ellos el Fondo para la Atención de Infraestructura y Administración que fue eliminado por los anteriores diputados.
Los recursos del Fondo para la Atención de Infraestructura y Administración -que suman 110 millones de pesos para este 2018-, que se usarían para el pago de laudos en los ayuntamientos y la reconstrucción de las zonas afectadas por el sismo del año pasado, pudieron haber sido desviados por autoridades de la pasada administración.
El director del Instituto para el Desarrollo y Fortalecimiento Municipal del Estado de Morelos admitió que se desconoce el destino y uso de los recursos financieros, los que se recortaron a los municipios de sus participaciones federales para la operatividad del fondo antes mencionado.
El funcionario recordó que el fondo fue creado para el pago de laudos y gestión de obra pública en los 33 municipios y, debido a la tragedia del sismo de 19 de septiembre del año pasado, el dinero fue utilizado para la reconstrucción de viviendas. Sin embargo, en el mes de julio fue eliminado por los ex diputados integrantes de la LIII Legislatura.
Ante la determinación de los ex legisladores, y a menos de dos meses de que concluya el año fiscal 2018, el director del Idefomm confirmó que se desconoce si los 110 millones fueron usados para la reconstrucción, ya que para el pago de laudos no se cumplió el objetivo.
“El Congreso local determinó que 110 millones de pesos del fondo fueran destinados al tema de la reconstrucción, pero no pudimos tener acceso a la conclusión de este fondo. El reto de la administración actual de Cuauhtémoc Blanco Bravo será hacer una revisión a detalle para saber dónde está este recurso”, declaró Tapia López, quien no descartó un desvío de recursos.
Por otro lado, el director del Idefomm anunció la firma de un “acuerdo político” entre el Poder Ejecutivo y los 33 alcaldes, para evitar el despido de personal y heredar conflictos laborales a los próximos ediles, quienes tomarán protesta el 1º de enero del próximo año.
Señaló que el principal obstáculo al que se enfrentarán las próximas autoridades será la deuda por el pago de demandas laborales, cosa de la que todos los que de una u otra manera estamos al tanto sabemos, pero lo importante es averiguar dónde quedaron los 11 millones de pesos y por qué no se dio a conocer a su tiempo en la anterior administración.
Habrá que estar pendientes de este nueva transa de la administración de la que fue “Nueva Ratavisión”. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com   Twitter: @teolavin