Queridos amigos, debemos tener cuidado de acuerdo a lo dicho por Adriana Pineda, titular de la Fiscalía de Investigación de Delitos de Alto Impacto, que es muy preocupante. En Morelos, los criminales se hacen pasar por funcionarios para extorsionar, así que tengamos cuidado, pues ella reveló que la fiscalía detectó que desde los centros penitenciarios extorsionan, y delincuentes se hacen pasar por funcionarios de diversas instituciones como el los poderes Ejecutivo y Judicial, Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Delegación de Bienestar Social.
Al mismo tiempo, fue clara al explicar que personas privadas de la libertad llaman desde los penales a nombre del gobernador Cuauhtémoc Blanco, e incluso de alcaldes, para extorsionar. Además, llaman para robar información para después extorsionar o defraudar.
“Son casos de personas que extorsionan desde los penales y utilizan los nombres de los personajes del ámbito político para engañar a la ciudadanía. Ya han pasado por eso el gobernador y los mismos alcaldes”, como lo ha señalado el Presidente Municipal de Cuernavaca.
Hay personas que se dejan engañar “porque la gente se asusta”, y dio a conocer que el 92 por ciento de las denuncias que llegan a la Fiscalía es por el delito de extorsión.
Informó que se combate a una banda de secuestradores que opera en la zona sur poniente del estado, sobre todo en los municipios que limitan con el Estado de México y Guerrero, como es Coatlán del Río; y señaló que, en lo que va del año, suman 12 los secuestros y se ha detenido a 36 personas vinculadas a este delito.
La fiscal explicó que se trabaja en un sellamiento de las fronteras para evitar la proliferación de grupos delictivos.
Un ejemplo claro es la publicación que, en sus redes sociales, hizo recientemente el Presidente Municipal de Cuernavaca, José Luis Urióstegui Salgado, del “modus operandi” en el que, a través de llamadas telefónicas les solicitan a diversos sectores de la población, como los comerciantes, información sobre los productos que venden para, posteriormente, iniciar amenazas, pero no se ha presentado denuncia penal alguna ante la Fiscalía General del Estado.
El Alcalde reconoció que las personas que operan bajo este mecanismo son de grupos de la delincuencia organizada, y por esa razón exhortó a la comunidad a no dejarse sorprender por esta problemática apoyada en que tratan de hacer creer que trabajan con él, lo que es totalmente falso.
Fue claro al reiterar que estas acusaciones son falsas, por lo que dejó en claro que no será cómplice de este tipo de conductas que se tiene que investigar y sancionar; sin embargo, consideró que algo importante es que se corra la voz para evitar que sean engañadas por aquellas personas que de forma ilícita les pidan dinero.
La denuncia no la ha podido presentar, dijo, porque las personas que les han dado la información hasta el momento no les han compartido los números telefónicos de los cuales les han llamado para extorsionarlos, sobre todo cuando las llamadas se hacen a diversos establecimientos que se anuncian en redes sociales y en medios de comunicación, donde los criminales observan el nombre del negocio, saben a qué se dedican los negocios y, con esos datos, hacen la llamada, primero como presuntos clientes y después como quiénes son en realidad, la delincuencia organizada, para pedir dinero.
El Presidente Municipal de Cuernavaca, José Luis Urióstegui Salgado, hace unos días informó mediante un video difundido en redes sociales, donde además exhortó a la sociedad a evitar ser víctimas de extorsión, con fundamento en las quejas acerca de quienes llaman supuestamente a su nombre para pedir dinero.
Dicha denuncia, insistió, fue para alertar a la población de no caer en este tipo de juegos de delincuentes, porque no es directamente a él a quién afectan, sino a la sociedad en general, con llamadas utilizadas como una llave para generar confianza, pero, una vez que obtienen toda la información que requieren, inician la presión para recibir dinero.
De igual forma, consideró que no se trata de querer desestabilizar su gobierno, sino más bien buscan, simplemente, obtener recursos de forma ilícita aprovechando la buena fe de las personas.
Como podemos ver, la situación es verdaderamente preocupante y hay que ponerse las pilas, denunciar y evitar caer en manos de los delincuentes. ¿No cree usted?

Por: Teodoro lavín león / lavinleon@gmail.com • Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado