Un nuevo flujo de lava brotó el sábado del volcán en la isla española de La Palma, amenazando con extender más destrucción en la isla del Océano Atlántico, donde más de mil construcciones ya han sido engullidas o dañadas gravemente por las corrientes de roca fundida.

El colapso parcial del cono volcánico durante la noche dio a luz a una nueva corriente de lava que comenzó a seguir un camino similar por la cresta Cumbre Vieja hacia la costa occidental de la isla, hasta el mar.

Las autoridades dijeron que el nuevo río de lava se encuentra dentro del área que fue evacuada apresuradamente después de la erupción del 19 de septiembre, cuando 6 mil residentes se vieron obligados a huir de sus hogares y granjas.

La policía permitió a los residentes cuyas casas ahora podrían estar en peligro hacer viajes para salvar lo que pudieran. Los camiones ingresaron vacíos a la zona de exclusión y regresaron con colchones, muebles y otras pertenencias.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado