Ante el incremento en el consumo de agua, a través de pipas, se ha detectado la venta de agua “pirata”, ya que la hacen pasar por agua potable cuando es de manantial.

Durante la temporada de estiaje incrementa el consumo de líquido, pero durante la emergencia sanitaria por COVID-19, en donde gran cantidad de familias permanecen en el hogar y siguen la recomendación del lavado frecuente de manos, la demanda se disparó en un 40 por ciento.

Ignacio Salgado Salgado pertenece a la segunda generación de piperos en Morelos; lleva 37 años dedicándose a la venta de agua potable a través de pipas.

Explicó que año con año, es normal que se presente un incremento en el consumo de agua, pero este año se elevó hasta un 40 por ciento la demanda, lo que se debe a las medidas implementadas por las autoridades.

Aseguró que el agua que ellos ofrecen es agua potable que compran a SAPAC (Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca) y, posteriormente la venden; su costo, en promedio es de 650 pesos, el cual aumenta dependiendo la distancia, hasta Yautepec puede subir hasta en mil cien pesos, depende de la distancia. La mayoría de las entregas son en Cuernavaca y municipios conurbados.

Aseguró que en las últimas semanas detectaron la circulación de pipas falsas,  se trata de vehículos que no cuentan con los permisos necesarios y venden agua que toman de manantiales, lo cual es un riesgo para la población porque no es apta para consumo humano.

El número de pipas pirata duplica a las que sí cuenta con los permisos y compran agua potable. 

 

Marcela García

marcela.garcia@diariodemorelos.com

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado