compartir en:

 En la calle de Abasolo, la fuerza de la naturaleza triunfó sobre la modernidad. La prueba es este árbol, cuyas raíces han sobresalido sobre la banqueta y la jardinera que se le construyó alrededor.