1. Como era de esperarse, el día 10 de abril los ojos del mundo mundial voltearon a vernos a los morelenses, buscando en particular CHINAMECA en el mapa, pensando acaso en encontrar en las imágenes de la ex hacienda, difundidas en los medios, las marcas dejadas por las balas que segaron la vida del revolucionario. Y claro, están allí, más de 70 balazos entre el arco y los muros contiguos, junto a la brillante escultura ecuestre elaborada por Xerxes Díaz, un monumento que muestra briosos al jinete y su montura.

De ahí parte la fama de Zapata: fue bravo hasta el final. Y puede que no se hable mucho de esto, pero en términos museísticos, la escena cumple con el cometido de  R E - P R E S E N T A R (volver a presentar), la fatal escena. Por eso podemos decir, que desde este punto de vista, el inmueble puede considerarse un MAUSOLEO, además de un MUSEO. Palabras que de todos modos vienen coincidiendo en el imaginario colectivo. Aunque no estén los restos de Zapata allí, sino en Cuautla, debajo del monumento de Ernesto Tamariz, llamado “El Señor del Pueblo”.

Me cuenta el notario Francisco Rubí, que es tradición cabalgar cada año hasta el lugar y rendirle honores al nacido en Anenecuilco. Y acuden los charros, pero también los que no lo son. Se trata de un acto cívico que roza el ámbito de las peregrinaciones religiosas. Entonces: ¡qué compromiso con la gente, qué compromiso con el hombre de carne y hueso! ¿Cómo abrir exitosamente el museo más grande dedicado a Zapata en su año?

2. A Salvador Rueda Smithers y Felipe Ávila, expertísimos en el tema, les tenemos que agradecer la curaduría y los textos del montaje, que se abrió a las 11 de la mañana del miércoles pasado. La muestra temporal titulada “Emiliano Zapata. Memoria del Caudillo” conformada por fotografías y videos, presenta el tránsito entre el niño Emiliano, conmovido por las palabras de su padre indignado por la enajenación de las tierras y el símbolo de la cultura de la resistencia en el que se ha convertido. No faltan la imagen del mancillado cadáver en blanco y negro, estetizada, el Plan de Ayala y el análisis del contexto en el que nace el levantamiento armado, me refiero a la situación vivida en las haciendas cañeras a principios de siglo.

3. Se imaginará usted, que con más de 2 mil metros disponibles para exposiciones y con una gran posibilidad de narrativas posibles, en tiempos de la llamada TRANS-TEXTUALIDAD (miles de textos sobre el tema en medios electrónicos e impresos) cualquiera se espanta. Pero allí estuvieron Maythe Aguilar Plascencia, encargada del museo y Jesús Arvizu del INAH, enfrentando la tarea cotidiana con sus respectivos equipos.

Como responsable del área en la Secretaría de Turismo y Cultura, doy fe de que ese día entraron más de mil quinientas personas a ver el montaje, que se pudo lograr en tiempos extraordinarios. Margarita González Saravia, titular de la primera dependencia y Diego Prieto, titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia encabezarán la inauguración, al lado de la titular de la Secretaría de Cultura federal, Alejandra Frausto en próximos días, con el protocolo que merecen el caudillo, la comunidad artística y por supuesto la ciudadanía. Como se trata de evento cultural de relevancia, esperamos la asistencia del gobernador Cuauhtémoc Blanco.

Festejemos que hoy tenemos un museo más en Morelos, listo para el encuentro con la historia local, nacional y universal y por supuesto para recibir al turista extranjero. ¿Sabe usted por qué, querido lector? Porque así como fueron el templo para las antiguas sociedades, el teatro para los griegos, el ágora en Roma, el monasterio en la Edad Media, la plaza en el Renacimiento y los parques en el XIX, hoy los museos son los espacios públicos más democráticos de la modernidad y hay que saber aprovecharlos para todo tema que sea bueno para el alma humana. Sobre todo si se trata de un personaje como Zapata. FIN

 

María helena gonzález
[email protected]