1.
Un sesudo artículo del Maestro Heberto González de Matos, aparecido el día de ayer en este diario, da cuenta del irregular proceso militar que culminaría con el fusilamiento del segundo emperador de México Fernando Maximiliano José María de Habsburgo en Querétaro, en 1867. La escena que narra el arrodillamiento de la princesa de Salm-Salm, Inés Leclerc frente al presidente Benito Juárez buscando el perdón para el europeo, aparece representada en una de las 17 pinturas de gran formato que realizara el creador valenciano Salvador Tarazona, a solicitud del Gobernador Elpidio Perdomo (1938-1942) para decorar el entonces Congreso local.
Esa obra está colgada actualmente en el vestíbulo de la sala Manuel M. Ponce del Jardín Borda. Y el Segundo Imperio Mexicano, con su tristemente célebre emperatriz Carlota -a quien interpretará mensualmente Estela Varona en dicha sala-, deberían ser parte de a cultura general de los morelenses, porque los emperadores residieron en el Jardín Borda y porque como repite González de Matos en su colaboración, citando a José Vasconcelos: “...en México no habrá patria, mientras los niños en las escuelas no aprendan a derramar una lágrima de gratitud por el hombre que dejó en Europa el lujo y la gloria, para venir a la América a morir en defensa de la cultura latina amenazada”.
2.
Maximiliano y Carlota amaron nuestra cultura y tradiciones de manera ejemplar; al vestirse de charro y china poblana, celebrar nuestras tradiciones y entorno natural, asombraban a los conservadores, quienes no valoraban aspectos identitarios nacidos de hibridaciones culturales nacidas siglos atrás.
La presencia de artesanías mexicanas y orientales, joyería de plata y otros objetos en la muestra temporal titulada EL BORDA EN EL BORDA da cuenta del amor de los emperadores por nuestro país, pero también de la influencia del Barroco y las culturas de oriente en nuestro gusto.
Las hermosas pinturas novohispanas que representan a la Virgen de Guadalupe, la medalla con la que condecoraba Maximiliano y una escultura de Carlos Marín hablan asimismo de la fe guadalupana que nos caracteriza.
3.
La exhibición temporal que se desmontará a principios de julio se ha estado complementando con una serie de conferencias y mesas de análisis que busca la reflexión y el juicio critico de los visitantes con respecto a la historia nacional. Los historiadores y cronistas Valentín López González Aranda, Carlos Lavín Figueroa, Juan Antonio Siller, Miguel Ángel Betanzos y Eulalia Silva de Becerril han estado compartiendo sus investigaciones con nosotros a lo largo de cuatro meses.
Cerrando el ciclo, este miércoles 19 de junio, a las 17 horas se presentará el Maestro Heberto González de Matos con “El Jardín de la Borda” como tema. Recordemos que él es el autor de un libro publicado en la administración pasada por el gobierno municipal, hoy difícil de conseguir. Por eso no hay que perderse la charla de quien es reconocido como el mayor experto en la historia del hoy centro cultural, adquirido en 1765 por el empresario de origen franco español José de la Borda Sánchez.
Termino esta colaboración reconociendo una vez más la brillantez de la curaduría del Maestro Edgar Assad Gutiérrez, cuya selección de piezas y  diseño museográfico permiten comprender la historia del inmueble, los objetos, las personas y el país.  Seguimos dando imitas guiadas, pregunte por ellas en el 3181050, ext. 251.
La continua presencia de la plata en México, con los señores de la Borda como protagonistas es un capítulo que aún no se exhibe como debe ser en ningún museo. Esa tarea habremos de planteársela pronto a los expertos.

Este viernes 21 de junio se presenta el Maestro Mauricio Nader en la Sala Manuel M. Ponce, a las 19 horas, con una deliciosa selección de música mexicana, dentro de la serie de recitales para piano organizados en homenaje a Shigeko Watson y los 30 años de Amigos de la Música de CUERNAVACA. Allí los esperamos, con muchísimo gusto. FIN

Por: María Helena González / helenagonzalezcultura@gmail.com