Londres, Inglaterra.- Desde que China dio a conocer los primeros casos del nuevo virus respiratorio, los laboratorios más importantes del mundo se enfocaron a estudiar el entonces desconocido virus a fin de encontrar un tratamiento eficaz contra la misma.

En este sentido, la farmacéutica AstraZenaca unió esfuerzos con Oxford para desarrollar lo que hoy es una prometedora vacuna contra el covid-19 que podría esta lista “antes de fin de año”. La misma, se contempla comercializar a un precio aproximado de 2.5 euros por unidad, lo que equivale a 65 pesos mexicanos, de acuerdo a información difundida por Pascal Soriot.

El director del laboratorio británico AstraZeneca declaró para el RTL que el objetivo de la farmacéutica es proveer la vacuna a todo el mundo a un mismo precio.

Nuestro objetivo es suministrar la vacuna a todo el mundo, tenemos un objetivo que es también hacerlo sin beneficio, o sea que entregaremos la vacuna a precio de costo en todo el mundo", aseguró Soriot.

"A precio de costo será a cerca de 2.5 euros la unidad", añadió el  director ejecutivo de la multinacional; además, explicó que  la vacuna ha mostrado efectos positivos contra el nuevo coronavirus SARS CoV2.

De igual forma, la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson han manifestado su intención de vender la vacuna contra el coronavirus a un costo accesible. Mientras, las empresas Pfizer, Merck y Moderna aseguraron, ante el Congreso de los Estados Unidos, que sus vacunas no serán comercializadas al precio de costo.

Con respecto a la efectividad, Soriot dijo que en los ensayos clínicos iniciales, se demostró que la vacuna tiene una respuesta inmune importante y, además, es segura para los pacientes. Sin embargo, antes de que se ponga en el mercado, su eficacia debe verificarse mediante una prueba de fase 3, que tendrá un gran número de participantes.

Nuestra esperanza es tener resultados en el otoño (para este estudio de fase 3), por lo tanto pensamos que estaremos en posibilidades de suministrar la vacuna contra el covid-19 a fines de año a más tardar", indicó Soriot.

"Trabajamos de acuerdo con los reguladores, intercambiamos datos diarios para que la evaluación se haga rápido. Fabricamos al mismo tiempo que hacemos ensayos clínicos, con lo que ganamos tiempo", precisó.