La gente anda diciendo que ignora por qué los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)  o el mismo gobierno del estado estas detrás de estas movilizaciones. Porque el problema es estatal y no federal, ya que el plantón se formó sobre las calles adyacentes y las vías del ferrocarril fueron bloqueadas posteriormente. El gobierno del centro explica que ya se le envió al gobernador Aureoles el dinero para pagarse esos adeudos, pero ese dinero nunca les llegó a los maestros al igual que en las entidades de todo el País, no han recibido nada y los dineros se repartieron entre Peña Nieto, la SEP y los gobernadores.
El asunto de los huichicoleros ya se está terminando de arreglar, pero los que se dicen de la  oposición perredista como el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, permitió que los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, hicieran un plantón en las afueras de la ciudad de Morelia, además que dejó que dicha acción se ampliara hacia las vías de ferrocarril que une al estado con el exterior, provocando un caos y un desabasto de alimentos, mercancías y de hidrocarburos, por lo que los empresarios y la ciudadanía de Michoacán han perdido una enormidad de dinero.
Sin embargo, el Presidente Andrés López Obrador anunció que la Secretaría de Hacienda en estos días, ha enviado otros cien mil millones de pesos, como un primer pago de los adeudos del gobierno estatal, con la condición de que se levante el plantón y se permita el libre paso de trenes y autotransportes, cosa que los maestros ya efectuaron este fin de semana.
El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que aunque la CENTE no acepte el que se le haya atendido y cubierto parte de sus peticiones, la Coordinadora nunca será reprimida, pero de mantener los bloqueos a las vías del tren en Michoacán serán mal vistos.
En su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional llamó a los profesores a permitir el paso de los trenes, los cuales, entre otras cosas, están dejando a Michoacán sin mercancías de toda índole y sin el combustible para que las refinerías sigan operando y no haya desabasto para el resto del estado y del País.
“El gobierno federal acaba de mandar 800 millones de pesos en participaciones para Michoacán además de los 200 millones ya enviados, que dan un total de un mil millones de pesos destinado para el primer pago a los maestros, pues el problema es estatal y no federal”, explicó el presidente López Obrador. Luego de aclarar que el dinero que envió al gobernador Aureoles es un préstamo de la federación, el cual será descontado del total del presupuesto del próximo año.
La única condición que demanda el gobierno federal es que se levante el plantón, se le dé ese dinero y se sienten a dialogar acerca del próximo pago, el que se les entregará en esa reunión y ambas partes deberán comprometerse a evitar futuras confrontaciones. Ahí mismo, el resto del dinero que se pacte, se les entregara en un plazo perentorio, en el entendido que estarán presentes el Secretario de Hacienda, el Secretario de Educación Pública, la Secretaria de Gobernación, el gobernador del Estado más los que deseen venir de su gabinete.
¿Cómo es posible que el gobernador de un Estado se enfrente al Presidente de la República de manera tan irrespetuosa, no intente siquiera resolver el problema que existe en su propio estado y que está perjudicando a la ciudadanía. No entiende que él ya es gobernador de todos los michoacanos no sólo de los del PRD?
Aún así, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, les ha pedido a los maestros paristas, que por favor dejaran las vías de los ferrocarriles libres para permitir que las mercancías y en especial los hidrocarburos que requieren las refinerías para seguir trabajando y evitar que comience un desabasto en el País. Además con estas acciones, ellos mismos se ganen la aceptación de la gente y no sus críticas.
Él mismo les pidió a los empresarios que presenten sus denuncias penales de las pérdidas que les están causando los bloqueos de la CNTE, y les dijo que no va a permitir que se use la fuerza, sino el dialogo. Y si el gobernador los quiere sacar, tendrá que ser  mediante el desalojo por la vía judicial ordenado por un juez y así el gobierno del estado los puede obligar a quitarse de ese lugar y hasta enjuiciarlos.
El gobernador Silvano Aureoles ha estado pidiendo audiencia con el señor presidente para que le solucione un problema estatal, pero no la ha conseguido. La gente sabe que es porque no tienen nada que hablar al respecto, pues ese es un problema en el que el Primer Magistrado no puede intervenir, ya que está de por medio el respeto que se tiene a los asuntos de la soberanía del estado.
Por otra parte, al Gobernador Aureoles no le interesa que cualquier enviado de la Secretaría de Educación Pública o de Gobernación intervenga, porque él no va reconocer ningún convenio que se llevan a cabo. Lo que quiere decir que solicita la intervención personal del Presidente Andrés Manuel López Obrador para dirimir este asunto, por eso ya ni lo pelan.
Si el presidente se prestara a ayudarle al gobernador en cada problema interno, el día de mañana tendría que resolver algún asalto bancario o un accidente automovilista en lugar de que lo hagan las autoridades municipales o estatales de cualquier lugar de la república. La gente ya se imagina al señor presidente Andrés Manuel López Obrador ante el delegado de la Reforma Agraria del Estado de Morelos arreglando un pleito entre dos campesinos por una parcela.
Por lo pronto la gente está respaldando al presidente y le propone que se olvide de esas insignificancias y se las deje a su gabinete para que las resuelva, pero sí que nos muestre los nombres de los detenidos por el robo de los cabecillas huachicoleros; igual que a los de la Estafa Maestra, junto a los del lavado de dinero de las cuentas en los paraísos fiscales por todos los países del planeta y por otro lado la ley de Extensión de Dominio de quien ya está acusado, para acallar a los comentaristas de la televisión vendida o cómplice de quienes se sienten intocables.
Y en todo caso, agarrar a un pez gordo, tener una “carpeta” bien cimentada, para no cometer los “errores” de administraciones anteriores, enjaularlo durante cinco o diez años por corrupto y probar que se está persiguiendo a los ladrones de cualquier tipo de delito hasta las últimas consecuencias, antes de que sigan con sus explosiones, sus cientos de muertos y sus túneles para seguir robando el petróleo, en las mismas narices del pueblo de México
Si ya se tienen a tres detenidos y a cuatro más identificados, pues de una vez encarcélenlos y así se informe a la ciudadanía. Además que se sepa que la Cuarta. Transformación va en serio. Y que hay luchar para recuperar a nuestro MÉXICO.

Por: Rafael Benabib / rafaelbenabib@hotmail.com