En su elocución del día jueves 4  de octubre, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, prometió el apoyo a las diez Universidades que están en problemas económicos en toda la República, en especial la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, porque la educación es lo más importante que debe alcanzar el mexicano.

Entre otras cosas se refirió a la unión que debemos de tener todos los morelenses en torno al nuevo gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo y a los diversos partidos políticos pues “ya se terminaron las elecciones. Ahora debe existir la unidad y desaparecer los pleitos y resentimientos”.

Pero lo más importante de su discurso, es que el año 2019 será nombrado el año del General Emiliano Zapata Salazar en todo el País, recordando el centenario de la muerte del caudillo de la Revolución Mexicana. “El más limpio y recordado con cariño por los morelenses y por todos los ciudadanos de nuestro País”. Aseguró que toda la papelería que se use en el gobierno en todos los departamentos oficiales durante el año entrante, entre otras celebraciones, tendrá la leyenda en recuerdo del 2019, Año del General Emiliano Zapata. 

Esos fueron los tres temas que más emocionaron a la nutrida concurrencia en la Plaza de Armas con el nombre del caudillo revolucionario, de quien Andrés Manuel se dirigió recordando que gracias a él se había comenzado la trasformación del País y el que hubiera iniciado en el Estado de Morelos se ha vuelto un orgullo para todos los ciudadanos del Estado y para todos los pobladores del México.

La tarde del jueves 4 fue toda una fiesta en Cuernavaca, con la presencia de pobladores de todo el Estado. Música por parte de los grupos de más reconocimiento como morelense a nivel nacional así como a nivel mundial que son los Chinelos acompañados por la banda de Tlayacapan.

La ceremonia estaba anunciada para las cinco de la tarde, hora que comenzó a entrar por una de las puertas traseras para poder saludar personalmente durante su trayecto a la concurrencia, deteniéndose a saludar y recibiendo todas las cartas de felicitación, pero principalmente las múltiples peticiones que el pueblo de Morelos desea que sea solucionada a la brevedad posible.

Detrás de nosotros había un grupo venido de Jojutla que en sus pancartas llevaba la petición de que ahora si se llegue a reconstruir la ciudad y el resto de los alrededores, a lo que López Obrador respondió que de inmediato restablecerá la obra de las comunidades que fueron afectadas por el sismo de septiembre 19 pasado; que ya no se le va a dar el dinero a terceros o intermediarios, porque luego se va desvaneciendo. “El dinero se va a entregar personalmente a cada uno de los damnificados, por medio de tarjetas que se van a poder cobrar en un banco por toda la república, pero de inmediato, Morelos va a ser el primer lugar donde se restablecerá la normalidad”. Esto despertó a toda la gente en un gran aplauso.

Un nutrido grupo del frente de las bancas comenzó a pedir por la liberación de uno de sus compañeros, quien estaba en prisión por defender el campo de las depredadoras minas, a lo que él contesto que el asunto de las minas se estaba estudiando con mucha atención porque era un problema nacional que deberá estar regulado. Y en cuanto al preso por la defensa del pueblo, en ese momento prometió que durante su mandato ya no habrá presos políticos y que se respetará a los defensores de sus derechos porque lo más importante era asegurar que se escuche la voz del pueblo y en especial a los que defienden los derechos de su propia comunidad.

Se encontraba un nutrido grupo de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, entre los que se estaban estudiantes, maestros, personal administrativo y dirigentes sindicales, quienes no dejaron de echar porras a la universidad y a Andrés Manuel López Obrador. Y como siempre ahí se encontraban los jubilados de la Asociación de Jubilados de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Asociación Civil, a quienes López Obrador les volvió a repetir que a ellos, quienes son parte de la universidad de Morelos, las autoridades del plantel y la nueva Secretaría de Educación Pública nunca los podíran olvidar.

También habló de la seguridad en el Estado y dijo que el Mando Único iba a seguir funcionando, que en definitiva el Estado Mayor Presidencial iba a desaparecer como tal y se iba a formar parte del Ejército. Y él tendría su propia guardia de veinte personas, que comprenderían diez mujeres y diez hombres.

Continuó diciendo que diariamente estarán presentes a las seis de la mañana en su oficina, todo su equipo de trabajo, comenzando por el jefe del Ejército, el de la Marina, la Secretaria de Gobernación, que esta vez iba a ser una mujer, el Procurador, que entonces será Fiscal Federal y todos los demás integrantes de su gabinete, quienes darán parte de lo sucedido el día anterior, de los asuntos por resolver y los ya resueltos.

Recordó que venderá el avión presidencial, al que nunca se ha subido ni se subirá, al igual que los aviones militares, los helicópteros y todo lo que no sea esencial. Así mismo él nunca vivirá en Los Pinos y que ahí va a ser un centro cultural al cual tendrá acceso todo el pueblo. Acto seguido anunció que su familia y él vivirán en el Palacio de Gobierno, donde tendrán sus oficinas el resto de su gabinete.

Repitió que su sueldo será un 40 por ciento menor que el asignado, por lo que él ganará 108 mil pesos mensuales, ya que esté será un gobierno regido por la austeridad y por el trabajo.

Especialmente habló de las personas de la tercera edad y de los estudiantes, los desempleados, las becas y las ayudas económicas que cada uno de estos y de otros grupos van a ser beneficiados por estos programas.

Cuando mencionó la presencia del Gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, dijo que tendrá todo su respaldo, que las elecciones ya habían pasado, que ahora debemos ser sólo uno y dejar de pelear para poder servir por completo a la Patria. Entonces e escuchó un nutrido aplauso.

Para terminar se entonó el Himno Nacional el que fue cantado por todos los presentes en un momento tan especial como el colofón de la presencia del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. 

Va de cuento
Rafael Benabib
rafaelbenabib@hotmail.com