Diana Laura López Segura, de 21 años, es voluntaria en la Cruz Roja desde hace tres años y esta es su historia: “Yo estaba estudiando la preparatoria, en el área de enfermería, y me agradó mucho esta carrera, posteriormente mi familia me motivó ir a la Cruz Roja, a apoyar como paramédico”.

"Es increíble, pues aquí se ayuda de muchas maneras, aunque la gente no lo pueda ver, además, lo más importante es salvar vidas., Ahora que estoy laborando en la Cruz Roja, pues todo empieza cuando se enciende la chicharra, corro a la ambulancia y entonces me voy preparando en el camino psicológicamente para los posibles escenarios pueda enfrentar", comenta.

“Decirte que por día atendemos aproximadamente unos 17 servicios y cinco de ellos son de COVID19, por eso pedimos como si fuera una oración, sigan protegiéndose a pesar de estar vacunados, aquí en la ambulancia atendemos muchos accidentes automovilísticos y también varias caídas de motos, por eso pedimos que usen casco y eviten sobre todo ingerir bebidas alcohólicas cuando se va a manejar, dormir bien, eso también es importante”, agrega la joven

"DSigo estudiando aquí en la Cruz Roja la licenciatura de enfermería de lunes a viernes y los fines de semana apoyo como voluntaria, mi función real es como paramédico y otras veces viajo en las partes de atrás apoyando al personal de ambulancia, en 10 años me veo trabajando en una institución hospitalaria, pero también seguiré apoyando a esta venerable institución de la Cruz Roja", comentó

“Algo que me impacto mucho, fue una ocasión que atendimos, un paciente de 35 años, que se cayó y sufrió fractura en el fémur, los familiares lloraban y cuando lo trasladamos iba muy mal y aparte también estaba diagnosticado con insuficiencia renal y cáncer, eso me marcó muchísimo ver a un joven sufrir tanto”, dice con un tono de tristeza.

Lo que más resalto de esta institución es que es muy noble y busca salvaguardar la vida de los mexicanos en general sin distinción alguna," por eso cuando ayudamos a los que casi no tienen recursos y que viven día a día económicamente, al final de atenderlos nos dicen te doy para la coca y nosotros les explicamos, no, señores, nosotros lo hacemos de corazón y te lo agradecen, eso se sienten muy bonito".

“Muchas ocasiones, después de atender a las personas y entregarlas en los hospitales, me siento en paz, porque cuando estás con el paciente estamos pensando en resguardar su vida y ayudarles psicológicamente, por eso pedimos a la sociedad apoyen nuestra en la colecta anual de la Cruz Roja porque tenemos necesidades, sobre todo en las ambulancias, pues se necesitan a diario, gasas, apósitos, aparatos para tomar la presión, máquina para restablecer el corazón, estetoscopio, alcohol y demás materiales de consumo”, concluyó.