Un viaje, un destino exótico, algo nuevo y revelador, aventura, seguridad y confort. Es lo que muchos turistas quieren para sus próximas vacaciones y Turquía puede ofrecérselo.

Los viajes a Turquia no tienen un viajero estándar. Turquía es un destino ideal para todo el abanico de turistas posibles. Ya sea que se quiera vivir una aventura, recorrer circuitos cerrados, viajar solo y perderse por sus populosas calles, ir en pareja para celebrar la luna de miel, ser un aficionado en conocer culturas diferentes, o entablar contacto con un pueblo amable, en este país se encuentra reunido el conjunto más amplio de experiencias que se puedan tener.

No hay excusa que valga para negarse a visitar este fabuloso país, lleno de secretos y majestuosa naturaleza, de gastronomía sin igual y una cultura que es mezcla entre Europa y Asia. Este es un motivo especialmente interesante para elegirlo como destino turístico, pues se encuentra en un mismo lugar la tranquilidad y seguridad de un espacio reconocible y cercano, como el europeo, y el misterio de lo desconocido de un continente lleno de misticismo y legendario, como lo es el asiático.

Qué hay que hacer en Turquía

Es imposible abarcar en un solo artículo todo lo que Turquía ofrece al turista. La enorme cantidad de lugares que ver y sensaciones que recibir, las experiencias que vivir y los momentos inolvidables que acumular no caben en un formato tan pequeño como este.

Para vivir toda la experiencia, se puede contar con la agencia de turismo Memphis Tours, especializada en ofrecer al viajero exactamente lo que quiere, necesita y espera en cada viaje. Con esta agencia de viajes se tiene más facilidad para elegir un paquete vacacional a medida, para que el viaje se realice a gusto de cada cliente y este consiga la máxima satisfacción en esta que será, sin lugar a dudas, una de las experiencias más interesantes y evocadoras.

El equipo de Memphis Tours te asesorará, con gran placer y profesionalismo, sobre la cantidad de cosas que se pueden ver y hacer en Turquía, desde pasear y negociar por los famosos mercados turcos hasta asomarse al Bósforo y saber qué se siente estar justo entre dos continentes.

Turquía es el mejor lugar para vivir la mezcla de sabores de diferentes partes del mundo. Su exquisita gastronomía, nacida a partir de la fusión de alimentos y especias provenientes del Magreb, Chipre, Siria, Egipto, Grecia, entre otros, hace que sus platos sean mundialmente conocidos al igual que su café.

 

Lugares que incluir en una ruta por Turquía

Un país lleno de paraísos naturales como La Capadocia y Pamukkale, ciudades cosmopolitas como Estambul, yacimientos arqueológicos de incalculable valor histórico como Éfeso del Imperio Romano o Pérgamo y Afrodisias de la antigua Grecia, hacen de Turquía uno de los destinos turísticos más deseados a nivel mundial.

 

Estambul

La capital de Turquía, la ciudad de las mil y una noches o de las siete colinas, es inevitable, para la primera y más intensa toma de contacto que se puede tener con este país. Tomarle el pulso a esta ciudad es, además, la mejor forma de ver en vivo y en directo la fusión permanente de dos culturas, de dos civilizaciones o formas de ver el mundo, la modernidad europea y la cultura asiática.

Es inevitable y apetecible perderse entre sus calles, siempre llenas de vida, comprar en alguno de sus inabarcables mercados, como el Gran Bazar o el de las especias. No hay que perder la oportunidad de entrar en la Mezquita Azul y mucho menos en la de Santa Sofía, considerada el icono monumental de la ciudad y de todo el país. Subir a la Torre Gálata para tener la mejor vista de Estambul, visitar el palacio Topkapi o hacer un crucero por el Bósforo son otras opciones de gran valor para sacarle provecho a esta visita.

 

La Capadocia

Todo el mundo tiene una imagen de globos aerostáticos flotando sobre La Capadocia. No en vano, representa uno de los lugares más emblemáticos de toda Turquía y uno de los más espectaculares de todo el mundo. Este Patrimonio de la Humanidad es un paisaje similar al que se localiza en la Luna debido a las raras formaciones rocosas, las llamadas chimeneas de las hadas que conforman un paisaje mágico de esos que nunca se olvidan.

 

Pamukkale

Su traducción es castillo de algodón, lo que permite hacerse una idea de la belleza de este lugar, uno de los más impresionantes de toda Turquía. Esta zona natural también ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y consta de piscinas blancas situadas en la ladera de una colina, a nada menos que 160 metros de altura. Estas piscinas se llenan de agua de varias fuentes termales, muy ricas en minerales, que han formado a lo largo del tiempo las capas blancas que le dan este aspecto tan fascinante, similar a una cascada congelada.

 

Monte Nemrut

La visita a este monte situado a 2.150 metros de altitud es prácticamente obligada. En este se conservan las cabezas gigantes del túmulo funerario construido por el rey Antíoco en el año 62 a.C, que representan a diferentes dioses sentados en sus tronos.

Otros lugares que merecen ser visitados y que la agencia de viajes Memphis Tours podrá incluir en el paquete vacacional, son el Éfeso, las Tumbas Licias de Myra, el Teatro Romano de Aspendo, la ciudad costera de Antalya y la antigua ciudad griega de Pérgamo o Afrodisias.

Por: Israel Guerra