compartir en:

Yautepec, Morelos.-  Oacalco, ubicado en el municipio de Yautepec, es uno de los poblados que integran la demarcación, lugar con gran historia, que hace algunas décadas fuera un polo económico importante en la región.
La palabra Oacalco proviene del vocablo náhuatl “Coacalco” que quiere decir “casa de la serpiente”. Antiguamente en esta localidad la explotación cañera solía ser la actividad principal, sin embargo en las dos últimas décadas la comunidad de Oacalco ha experimentado una fuerte transformación económica.
 Oacalco está situado en medio de vastas extensiones cañeras, milpas, cultivos de hortalizas y algunos viveros de flores y plantas de ornato, en un pequeño valle muy fértil y con abundante agua entre las comunidades de Tepoztlán y Yautepec, más grandes en extensión y población.
La región cuenta con una gran cantidad de manantiales y fuentes de agua, lo cual le proporciona un gran atractivo y lo hace ideal para el desarrollo de centros turísticos como los de Cuautla, Oaxtepec y Cocoyoc, todos muy cercanos a Oacalco.
 En el año de 1923 se inicio la construcción del Ingenio Azucarero, que dio un fuerte auge económico no sólo a ésta comunidad, sino a toda la región, de acuerdo con el documento ‘Memoria histórica de los ex obreros del ingenio de Oacalco’.
 En éste, los testimonios de obreros que trabajaban al momento de su inauguración, narran que antes de que existiera, Oacalco no era más que una ‘una hacienda muerta’. Cuando en 1923 una casa de préstamo perteneciente al Estado dio inicio a la construcción del ingenio, decenas de familias de los alrededores comenzaron a trasladarse a Oacalco a vivir y solicitar empleo.
 Al principio, los obreros y sus familias vivían en pequeñas chozas al interior del ingenio pero con los años fueron llegando cada vez más trabajadores, atraídos por la posibilidad de empleo y las necesidades que había dejado la revolución y poco a poco la comunidad fue creciendo, siempre alrededor del ingenio cañero.
 En ese tiempo las familias debían trasladarse en mula a Yautepec o a Cuautla para comprar alimentos y provisiones. El texto dice que en ese entonces toda la gente que vivía en Oacalco provenía de otras regiones del centro del país, la mayoría de Toluca, y que en realidad no había gente propiamente del lugar.
 En el año de 1989, el ingenio cerró sus puertas; durante sesenta y seis años había sido el motor de la economía regional, cientos de trabajadores y decenas de familia se encontraron sin una fuente de ingresos.
 Actualmente el sitio es utilizado como locación para grabar películas, novelas y documentales, ya que aun conserva gran parte de su infraestructura, y restos de la maquinaria utilizada para el proceso azucarero.

Lugar tranquilo. Niños juegan un partido de futbol en el campo del pueblo; al fondo se observa la chimenea del ingenio.

En la casa de la serpiente...
Oacalco colinda con los municipios de Tlayacapan, Tepoztlán y Cuautla.
 
Su nombre proviene del vocablo náhuatl “Coacalco” que quiere decir “casa de la serpiente”.
En lugar se observan cultivos de hortalizas y algunos viveros de flores y plantas de ornato, en un pequeño valle muy fértil y con abundante agua.
En 1923 se inicio la construcción del Ingenio Azucarero, que dio un fuerte auge económico.
Familias de los alrededores comenzaron a trasladarse a Oacalco a vivir y solicitar empleo.
En 1989 el ingenio cerró sus puertas.
Actualmente es utilizado para hacer películas, novelas y documentales.

Por: Guillermo Tapia / [email protected]