Maestros y alumnos de la escuela primaria Antonio Rosales dieron el último adiós al menor que fue asesinado el sábado pasado

 

El último pase de lista del alumno Josué Alejandro, en la primaria Antonio Rosales, fue también un grito de justicia para que se aplique la ley a quien perpetró su asesinato.

“Hoy es Josué quien deja un vacío muy profundo en todos nosotros, pero mañana puede ser uno de nuestros hijos si permitimos que estos delitos queden impunes, es por ello que el pueblo escuinapense exige justicia y seguridad para nuestros alumnos e hijos”, dijo la profesora de Josué, Paola Oleta.

 

 

Indicó que duele saber que Josué Alejandro no volverá al aula a tomar el sitio que compartía con sus compañeros de tercer grado.

 

La profesora le expresó a los papás del menor su solidaridad pues era consciente, indicó, que el ciclo natural de la vida supone que ellos tendrían que haber partido primero de manera física.

“Agradecemos que nos hayan permitido compartir la existencia de su apreciado hijo, Josué te despedimos hoy con mucho dolor”, dijo la profesora.

 

Después del mensaje, los alumnos gritaron “presente”, ante el último pase de lista que realizó la maestra.

 

 

La directora de la institución Alicia Aguilera, exhortó a los padres de familia a duplicar las medidas de seguridad con sus hijos, llevarlos y traerlos a la escuela, asumir el deber sagrado que tienen desde que nacieron.

“Hoy se nos va Josué, nos deja una gran tristeza en los docentes, de ver el tipo de violencia contra un niño”, expresó.

El cuerpo de Josué Alejandro estuvo por última vez en su escuela, salió de ésta entre una valla de alumnos, que soltaron globos blancos a su paso.

En el cortejo de salida también los niños portaron pancartas con reclamos, al frente un papalote como los que tanto le gustaban era llevado por un compañero de Josué Alejandro, en otras manos pequeñas la foto del menor mostraba su presencia.

 

 

Josué Alejando, un niño de tan sólo 8 años de edad, fue encontrado sin vida dentro de una vivienda, a escasos metros de su casa; al parecer, un hombre abusó sexualmente de él y luego lo asesinó, el sábado pasado.

 

Los hechos se registraron entre las calles Río Fuerte y Río Quelite, en la colonia Pueblo Nuevo, a donde el niño salía a jugar por las tardes, al igual que otros infantes. Pero en esta ocasión Josué Alejandro no regresó a su casa. 

La hermana del menor relató que el niño salió de su casa alrededor de las 19:30 horas y más tarde sus familiares salieron a buscarlo sin éxito. 

"Empezamos a preguntar a los vecinos, en cuatro ocasiones fuimos a ese domicilio para preguntar por Alejandro, pero los señores se negaban diciendo que no sabían nada", relató su hermana al diario El Debate. 

Tras varias horas de búsqueda, los familiares alertaron a las autoridades, siendo entonces cuando finalmente encontraron al niño dentro del domicilio al que acudieron varias veces; estaba desnudo, cubierto con una cobija blanca y ya no contaba con signos vitales. 

Según lo relatado por un familiar del pequeño Josué, su cuerpo exhibía rastro de asfixia y golpes en diversas partes de su anatomía. 

Ahora la familia del niño exige que se detenga al presunto responsable del crimen, un hombre de aproximadamente 25 años de edad, quien se dio a la fuga. Sin embargo, hasta el momento no se tiene reporte de personas detenidas por este atroz crimen.

Es de señalar que la indignación despertada entre los pobladores de la colonia Pueblo Nuevo, tras el asesinato del niño y buscando hacer justicia por su propia mano, derivó en que éstos terminaran prendiendo fuego a la vivienda donde fue encontrado el pequeño cadáver. 
 

Fotos:  Carolina Tiznado