Laurencio Armendáriz sorprendió a sus familiares que lo creyeron muerto, incluso ya lo “habían enterrado”, ya que ese mismo día, mientras le lloraban, el hombre tocó a su puerta y los presentes quedaron en shock al verlo. 

Y es que los familiares de Armendáriz, ese día regresaban a su casa después de presuntamente “darle cristiana sepultura”, a quien creyeron era Laurencio. 

No estaba muerto, andaba trabajando

Pero el hombre, de 62 años, no estaba muerto, ni andaba de parranda, sino que estuvo trabajando en una comunidad alejada, en la que estuvo varios días incomunicado. 

Armendáriz es originario de la comunidad de Guachochi, en Chihuahua, y sus familiares tenían muchos días sin saber de él, cuando la policía local les informó que lo “habían encontrado muerto”. 

Así que la familia de Laurencio Armendáriz lo dieron como un hecho y les fue entregado el cadáver, al que le lloraron, le rezaron y lo enterraron.

Los familiares “lo vieron diferente”, pero aún así lo enterraron

De acuerdo a los medios locales, la familia le comentó a las autoridades que veían diferente a Laurencio, pero la respuesta que recibieron fue que era porque llevaba días fallecido. 

Por lo que la familia no dijo más y procedió a realizar los funerales, y el cuerpo fue enterrado en el panteón municipal de Guachochi. 

La policía informó a los familiares que la causa de la muerte de Armendáriz había sido por broncoaspiración. 

“Me sepultaron y aquí ando caminando”, dijo Laurencio Armendáriz

“Me sepultaron y mire, aquí ando caminando, me da coraje cómo las autoridades hayan cometido este error tan grave, pero en ocasiones me da risa ya que la gente me mira asombrada, luego de haberme dado el último adiós en el panteón municipal”, comentó Laurenci.

A pesar de estar impactados, familiares de Laurencio acudieron a las autoridades para informar que el hombre estaba vivo y que no sabían a quién habían enterrado. 

Ante la situación, personal de la Fiscalía de la Zona Sur indicó que la confusión se realizó al interior de la policía municipal de Guachochi, ya que no habían notificado al ministerio público sobre la muerte del hombre (del que aún se desconoce la identidad) y que el cuerpo jamás fue puesto al Servicio Médico Forense (Semefo) para practicarle la necropsia de ley, por lo que tampoco se realizó la identificación oficial de los restos. 

Los familiares pidieron a las autoridades anular el acta de defunción de Laurencio Armendáriz, quien en el tiempo que estuvo desaparecido, se encontraba trabajando lejos de su comunidad. 

Ahora las autoridades procederán a la identificación del cadáver que enterró la familia de Armendáriz. 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado