Cuernavaca, Morelos.- Karla Rivera Ramírez, de 24 años, es adoptante de perros abandonados desde hace tres años en Cuernavaca.
La activista asegura que este tipo de animales carece de lo más elemental,  que es comida y hogar..
Es por ello que decidió ofrecerles un hogar temporal para, posteriormente, buscarle una nueva oportunidad de vida, pues tras rescatarlos de la calle los pone en adopción a personas que demuestren ser responsables con los animalitos.
Ser comunicóloga, edecán y comerciante mantiene ocupada a Karla, quien a pesar de ello ha llegado a rescatar a 10 perros a lo largo de tres años.
Son diferentes casos, comentó Karla, “pues todas son tristes historias, casi siempre lo mismo, perros abandonados, maltratados o hasta mutilados, pero yo de todo corazón los voy a ayudar.
“La forma como me entero es cuando la gente publica a través del Facebook estos casos, pero también les pido que no sólo publiquen, sino que hagan también algo por ellos”.
“Soy dueña de dos perritas criollas, una llamada ‘Perdí’ y ‘Daga’, esta última tiene tres años de vida y hasta me he hecho el tatuaje de mi perra.
“Ella llegó a mí de una forma por demás triste, pues la rescaté cuando estaba en una bolsa de plástico junto con otros tres cachorritos en el fondo de una barranca.
“Los saqué con ayuda de unos amigos y nos dividimos a los perritos que salvamos, pero desgraciadamente todos perecieron días después, menos ‘Daga’.
“Esta historia me cambió la vida, pues desde ese acontecimiento me he dedicado a salvar perros de todas las edades.
“En una ocasión, recogí a una perra, a la cual llamé ‘Felipa’; estaba en mala condición, con laceraciones en el cuello y muy hambrienta.
“Ese mismo día la llevé al veterinario, le cosieron y después estuvo en tratamiento y logró recuperarse.
“Recuerdo que rescaté a un pastor belga, el cual estaba en los puros huesos, la persona que lo tenía decía que no lo engordaba porque no quería que nadie lo reclamara, eso se me hizo una barbarie y se lo reclamamos; al final, nos lo dio y el perro se logró restablecer y finalmente lo di en adopción”.
Otro de los problemas que ve Karla es que la gente cruza a sus perros, pensando que no hacerlo les causa cáncer, “pero es un mito”, afirma la joven.
“Cuando las personas cruzan a los perros contribuyen a la sobrepoblación y se vuelve una cadena sin fin.
“También hace que la gente ya no adopte, por ello estoy en contra de cruzar a estos animales, hace falta educación sobre el tema en la familia y escuelas; se debería hacer campaña de esterilización, pues les baja el carácter y viven mejor”, concluyó la animalista Karla Rivera.

Los dos canes de Karla Rivera son de la llamada raza ‘criolla’, uno de los cuales fue rescatado cuando era cachorra y había sido lanzada a una barranca junto con sus hermanos

“La gente debe ser más sensible con los animales y unirse aún más para que no haya más perros abandonados; adopten, esterilicen y denles mucho amor.” Karla Rivera, adoptante.

Por: Luis Flores
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...