Ciudad del Vaticano.-Conceder más funciones a la mujer en la Iglesia católica no resuelve el problema de los abusos sexuales y no sería la solución a este problema, porque "todo feminismo acaba siendo un machismo con falda", afirmó el Papa Francisco, durante la segunda jornada de la cumbre donde el Vaticano debate los abusos a personas menores de edad con la participación de 190 obispos.

En opinión del pontífice externó que está a favor de integrar a mujer como figura importante dentro de la Iglesia; por ello, el Papa Francisco estuvo acompañado por la experta en Derecho Canónico, Linda Ghisoni, que ha sido la única mujer en participar durante las sesiones en la cumbre de religiosos.

Ghisoni propuso crear comisiones consultivas independientes en cada Conferencia Episcopal, que estuvieran formadas por laicos y clérigos, que tengan la misión de aconsejar y apoyar el trabajo de los obispos, y que tendrá el objetivo de que haya la mayor uniformidad en las prácticas, se realicen informes y más reuniones periódicas dentro de la Iglesia.

La especialista en Derecho Canónico está a favor de un sistema de verificación ordinaria respecto al cumplimiento de la legislación vigente contra el abuso de menores, y considera que se debe de establecer un capítulo que incluya las directrices nacionales, los motvos y los procedimientos de rendición de cuentas.

 

 

El Papa escuchó las palabras de Linda Ghisoni y dijo que sus palabras eran como si estuviera hablando la misma Iglesia, porque en ninguna de las ponencias presentada se cuenta con "el genio femenino que se refljea en la Iglesia que es la mujer". 

En su mensaje. el Pontífice dijo que: "Es este el paso que debemos hacer con mucha fuerza, la mujer es la imagen de la Iglesia, es esposa, madre", y sin ese estilo, consideró que "se estaría hablando del pueblo de Dios, como organización, quizás sindical, pero no como una familia alumbrada por la madre Iglesia".

Diversas propuestas han surgido en las ponencias respecto a la denuncia de un delito, y los religiosos mencionaron que nunca se debe de obstaculizar bajo el pretexto de secreto oficial o por las normas de condidencialidad. 

Una petición de las víctima ha comenzado a tomar fuerza, y se refiere a que los sacerdotes que hayan sido condenados por abuso a un persona menor de edad, tendrá que ser expulsado del ejercicio del sacerdocio.

Los debates continúan en la ciudad del Vaticano y entre los asistente se discute el tema de la transparencia y la revisión al secreto ponficio, como importantes acciones para enfrentarse al problema de los abusos a menores.