compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El coordinador del grupo parlamentario del PRI en el Congreso, Alberto Martínez González, se pronunció a favor de que Morelos prohíba el matrimonio entre adolescentes.
El diputado dijo que, si bien este tipo de medidas no evitarán que la tasa de embarazos en adolescentes disminuya en automático, sí abonarán a generar un cambio de actitud en las nuevas generaciones.
El diputado dio acuse de recibo a la exigencia que el pasado martes, en el marco del Parlamento de Mujeres, se hizo al Poder Legislativo para que cumpla con la armonización de la legislación local con la federal para prohibir el matrimonio a menores de edad.
La Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes establece la edad mínima, sin excepciones, en 18 años, y los congresos locales tienen hasta el 30 de abril de 2016 para homologar leyes estatales.
El diputado priista no vio mal la exigencia en virtud de que él mismo promovió recientemente un exhorto a la Secretaría de Salud para que informe de las acciones que lleva a cabo para prevenir el embarazo en adolescentes.
“Definitivamente, esos programas deben reforzarse para que la tasa de embarazos en menores de edad disminuya, y también se debe atender esta exigencia porque son factores que sirven para que los jóvenes cambien el patrón de conducta y estén conscientes de que a los 16 ó 17 años no están preparados para ser padres”, apuntó.
Los menores de 18 años no sólo son inmaduros a esa edad por su falta de crecimiento y desarrollo personal, sino que está comprobado que son inmaduros físicamente, y no sólo se enfrentan a situaciones para los que no están preparados, sino que se privan de vivir su juventud, afirmó Alberto Martínez, quien no descartó que sea él quien lleve al Pleno la propuesta para que Morelos prohíba el matrimonio entre menores.
Actualmente, el Código Familiar señala que la edad mínima para el matrimonio es 18 años, pero consiente que adolescentes de 16 y 17 años puedan contraer nupcias con permiso de progenitores o tutores.

"Definitivamente, esos programas deben reforzarse para que la tasa de embarazos en menores de edad disminuya, y también se debe atender esta exigencia porque son factores que sirven para que los jóvenes cambien el patrón de conducta.”
Alberto Martínez González,  coordinador diputados PRI

 

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ  /  [email protected]