Cuernavaca, Morelos.- “Pensé que moriría”, confiesa Paty Velázquez Galindo, cuando en su segunda visita al médico le diagnosticaron COVID-19.
Los cuidados de su esposo y de sus tres hijas fueron clave para la recuperación de Paty, que pasó su enfermedad en cuarentena en hogar.

“Fueron días de terror mental y dolores insoportables; mucha medicina y aislamiento total en un cuarto de mi casa. Nunca pensé decir que mi propia casa sería como mi cárcel, hospital y tal vez mi última morada, pero gracias a Dios aquí estoy”, dice ya recuperada de la enfermedad.

Paty, de 45 años de edad, ahora que lo piensa cree que se infectó en servicio público del transporte.

“Al principio estuve con varios estornudos, pensé que sería una alergia que ya padezco desde hace tiempo; pero no, por la tarde ya en la casa empecé a sentirme muy rara, sin fuerzas, con dolor en todos mis huesos. Al otro día todo era peor, la espalda me dolía demasiado, también la cabeza, era un dolor intenso al grado que perdí el conocimiento”, recuerda.

El diagnóstico

Su primera cita fue con un médico particular, quien después de mandarle a hacer una biometría hemática, “me dijo que tenía una inflamación pulmonar, así que solo me recetó unas inyecciones y paracetamol; pero para mí desgracia las cosas empeoraron”.

En esta ocasión “fui a parar esta vez con un neumólogo, el cual vio la radiografía anterior que me habían tomado y por los síntomas que presentaba. Recuerdo muy bien ese terrible momento en que me miró y me dijo es muy probable que sea portadora el terrible virus del COVID-19, en ese momento, quedé helada y me invadió un miedo terrible”.

Y así, con el apoyo incondicional de sus hijas y su esposo sobrevivió a COVID-19, a quienes agradece infinitamente “pues nunca me abandonaron, mil gracias a todos ellos y sobre todo a Dios”.

Ahora, dice: “Sugerir a las personas que se cuiden mucho, que este virus existe, es real, por eso hay que hacer caso a las autoridades y seguir las indicaciones, si hay que salir por necesidad o trabajo, hay que traer consigo gel, alcohol y sobre todo cubrebocas y salir lo menos posible”.

Fueron hijas y esposo su pilar
"No quería que los vecinos se fueran a enterar de mi enfermedad, porque hay muchas personas que actúan de mala manera.” Paty Velázquez, ama de casa

Supera enfermedad. Paty Velázquez pasó 21 días aislada; su temor era contagiar a su familia, que fue la que la mantuvo cuidada.

Por: Luis Flores
luis.flores@diariodemorelos.com