Cuernavaca, MORELOS.- Elaborados a partir de polietileno, una materia prima barata, pero segura para estar en contacto con alimentos y, como una  herramienta práctica que permitía beber de un recipiente sin utilizar las manos o sin perder la visibilidad del entorno tras evitar colocar el vaso frente a los labios, los popotes plásticos se producen de manera industrializada desde hace varias décadas.
Para algunos su uso es ‘práctico’, por ejemplo, en el caso de los enfermos con dificultad para moverse o con los niños, pero para el resto de los individuos no es un objeto necesario, ya que su tiempo de uso es corto en comparación con el tiempo que tarda en degradarse, además de que muchos de estos desechables llegan al mar y afectanla vida de tortugas, aves y otras especies marinas animales.
Preocupado por el daño al medio ambiente, en 2011, un niño estadounidense de 9 años inició un proyecto de concienciación que promovía dejar de utilizar popotes. En México, hace casi un año, diversos restaurantes continuaron con esta campaña, con el objetivo de concienciar a la gente, con la idea de que  “una persona puede hacer la diferencia”. 

Del náhuatl “popotl”, que es el tallo que se utilizaba para hacer escobas

Antecedentes
Los primeros popotes eran de tallos de plantas o paja.

Los mexicas utilizaban varas huecas de carrizo

En los países de América Latina, el término popote tiene muchas variantes:

Popote
(México)

Carrizo
 (Panamá)

Caña
(Perú)

 Bombilla
 (Chile, Bolivia)

Absorbente
(Cuba)

Pitillo
 (Venezuela)

Sorbete
 (Argentina, Ecuador)

Cañita
(Colombia)

97% de su uso depende de los centros de consumo

18 mil fragmentos de plástico por km2 hay en  el océano

38 mil popotes usa una persona en su vida

500 mil  millones se usan diariamente

95% no son reciclables

de 15 a 20 min es su tiempo de  vida ‘útil‘

30% de las muertes de animales en los océanos se relaciona con el plástico

100 años tardan en degradarse

44% de las aves marinas han ingerido plástico

#Antipopotes

¿Sabías qué?
Si el vaso está sucio, el líquido estará contaminado, no importa cómo se beba.

Es un objeto innecesario y sin embargo genera una cantidad de basura brutal.

es basura no biodegradable

Harry Stevens, un concesionario de alimentos, inventó el popote hace poco más de 100 años; él se dio cuenta de que en los juegos de Baseball las personas se perdían parte del juego por beber del vaso, así que contrató a una empresa papelera para que elaborara unos tubos huecos de papel grueso, que incluyó en las bebidas y triplicó ventas.

Pequeñas acciones,  
grandes
cambios

jComprométase  a pedir sus bebidas sin popote.

jSi realmente lo  necesitas, reutilíza la pajilla.

jRevisa otras alternativas (popotes de acero o acrílico )

jPregunte a los  clientes si quieren utilizar popote,  no lo den junto con la bebida.

jInforme sobre su “política antipopotes“, con flyers o notas en los menú.

jAl reducir el uso de
popotes, ahorras
dinero mal invertido.

"Cada vez que vayas a un restaurante, piensa si realmente necesitas un popote.”

 Milo Cress
En 2011, a la edad de 9 años, inició el proyecto  “Be Straw Free“  para tratar de reducir y evitar el uso de popotes. Con la política “Offer First“, en los restaurantes se ha reducido excesivamente su uso.

"¡Una persona puede hacer la diferencia en nuestro medio ambiente!” Milo Cress, activista

 

Por: Victoria Pérez / [email protected]