Este viernes de dio a conocer el robo de más de 7 millones de cartuchos útiles, los cuales eran transportados a bordo de dos tractocamiones que circulaban por la carretera 57, a la altura de la comunidad La Cabaña del Rey, entre los límites de Guanajuato y San Luis Potosí.

Los primeros reportes señalaron que la XVI Zona Militar, con sede en Irapuato, reportó a las 00:33 horas la pérdida de contacto vía GPS con las unidades de Industrias Tecnos y los vehículos que los custodiaban, mientras trasladaban el cargamento en las inmediaciones del poblado Cabañas de Rey, el cual sería exportado a Estados Unidos.

De acuerdo con lo que hasta el momento han dado a conocer las autoridades, se trata del robo más grande en su tipo en la historia del país.

El Fiscal General de Guanajuato, Carlos Zamarripa, se pronunció al respecto públicamente al considerar que este robo afecta a todos: “Creo que a todos absolutamente a todos nos afecta que 7 millones de cartuchos estén en las manos equivocadas, si eso representan un grave riesgo para, no solo para la sociedad guanajuatense, si no para cualquier ciudadano, que se encuentren esos cartuchos en manos de la delincuencia”, declaró el funcionario.

Los más de 7 millones de cartuchos eran transportados en dos tractocamiones e incluían balas calibres 22, 9 milímetros, 40, 38 especial, .410, 7.62 y calibre 12.  Por ahora se reforzaron los patrullajes de la Guardia Nacional y Ejército Mexicano en la zona donde ocurrió el robo, indicó el Fiscal general.

Cabe recordar que Guanajuato es uno de los principales estados en disputa entre cárteles del narcotráfico, quienes buscan expandir su poderío al dominar este territorio estratégico, tanto para vías de comunicación como por sus características topográficas.

El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel Santa Rosa de Lima (CSRL) se enfrentan para extender su presencia en el territorio. La venta de cristal se volvió una atractiva fuente de ingresos y poder que podría darles una ventaja sobre sus adversarios. A raíz de ello surgió lo que se conoce como “la guerra del jale azul vs el jale blanco”, ya que estas organizaciones delictivas marcarían su distancia pintando la droga de dos colores diferentes. El CSRL vende el producto color azul, mientras que el Jalisco Nueva Generación optó con el color blanco.

Para dar con el paradero de estos cartuchos, tanto la Fiscalía General de la República (FGR) como la Fiscalía de Guanajuato dieron a conocer que siguen diversas líneas de investigación: “Se han obtenido algunas trayectorias que siguieron después del robo y bueno, se han acopiado una serie de datos, todas las autoridades que lo estamos abonado como ya dije de manera colaborativa y coordinada con la FGR, quien es quien encabeza la investigación”, declaró el Fiscal de Guanajuato, Carlos Zamarripa.