CUERNAVACA, MORELOS.- Restauranteros no cerrarán nuevamente sus negocios; de hacerlo, los estarían condenando a la quiebra definitiva, aseguró presidente del sector.

Hasta ayer, por lo menos los afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), no habían cerrado sus puertas nuevamente con motivo de la suspensión emitida por la Corte sobre la reactivación de la economía autorizada por el gobierno de Cuernavaca en semáforo rojo de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

El representante, Harry Nielsen León, indicó que las autoridades municipales no habían hecho ninguna notificación al respecto.

Agregó que los empresarios están molestos por los discursos encontrados que se han escuchado al respecto, cuyos actores políticos, pareciera, “no están tomando en cuenta el impacto negativo que el confinamiento, y su extensión por el semáforo rojo de la pandemia, ha tenido en los negocios, y el esfuerzo que los restauranteros han hecho por cumplir con las reglas para operar en la nueva normalidad”.

El presidente de la Canirac recordó que los dueños de los restaurantes hicieron reingenierías en sus procesos de elaboración de alimentos y atención al cliente para cumplir con los protocolos que emitieron las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Para la reapertura autorizada por el municipio, adquirieron también insumos y reorganizaron a su personal, mucho del cual había sido enviado a sus casas.

Ahora, no están de acuerdo en que les digan que tienen que volver a bajar la cortina, y muchos de los agremiados están dispuestos a confrontarse con las autoridades en caso de que reciban una contra indicación, aseveró.

Restauranteros rechazan cerrar se rebelan contra la medida por covid-19

Harry Nielsen precisó que dicho sector no bajará sus cortinas de nuevo, ya que de hacerlo estaría condenando sus negocios a la quiebra

"La gente dice que no va a cerrar, sin importar lo que haya dicho la Corte, y si un día tienen que cerrar, al otro abrirán.” Harry Nielsen León, representante de la Canirac.

Señalan. De cerrar de nueva cuenta, los restauranteros estarían condenando  su negocio a la quiebra, ya que han invertido y reordenado personal para la nueva normalidad.
Foto: Staff / Diario de Morelos

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
antonieta.sanchez@diariodemorelos.com