Municipios como Ayala y Cuautla se han deslindado de los trabajos que reiniciaron en la termoeléctrica de Huexca; señalan que no hay permisos expedidos por estos ayuntamientos, al sostener que son un mandato federal. 

El presidente municipal de Ayala, Isaac Pimentel, dio a conocer que el gobierno que encabeza no ha otorgado ningún permiso para ejecutar las obras de conexión del acueducto con la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), esto derivado de que los espacios donde se realizan los trabajos pertenecen a Cuautla. 

Se dijo respetuoso de los grupos que se manifiestan en contra del Proyecto Integral Morelos (PIM), y de la misma manera se deslindó del desalojo de manifestantes establecidos en las inmediaciones del río Cuautla en la comunidad de Apatlaco. 

Por su parte, el alcalde de Cuautla, Jesús Corona Damián, aseguró que es un “mandato federal” la operación de la termoeléctrica, y que su postura es que el mega proyecto es de gran beneficio para el municipio, ante la necesidad que existe por el momento. 

También indicó que, siendo un mandato federal y un proyecto que beneficia a los morelenses, no hay porque oponerse, “es una orden federal y estamos trabajando para que haya mejores proyectos para Cuautla. Si me preguntaran mi postura, estoy seguro que es un gran beneficio para el municipio”, subrayó. 

Ante la propuesta de los opositores de realizar movilizaciones y bloqueos, el edil hizo un llamado a la prudencia, ante el posible cierre de vialidades que anunciaron los diferentes frentes campesinos.

Por: Guillermo Tapia / guillermo.tapia@diariodemorelos.com