Este miércoles 11 de septiembre se cumplen 18 años de uno de los hechos que marcaron la historia del siglo XXI: el atentado a las Torres Gemelas. Ese día, cuatro aviones de pasajeros fueron capturados por terroristas islamistas, dos de ellos fueron dirigidos contra el World Trade Center en Nueva York, uno contra el Departamento de Defensa en Washington y otro se estrelló en Pensilvania. Los ojos del mundo entero quedaron atónitos ante las desoladoras imágenes que se podían ver. En esa jornada de 2001, cerca de 3.000 personas fallecieron y otras 6.000 resultaron heridas en los ataques, los cuales aún en la actualidad en cierto modo repercute en la política de Estados Unidos y en la forma en la que viven sus habitantes. El registro fotográfico y fílmico que fue publicado posteriormente a los atentados, son la muestra de magnitud del ataque. 

 

En junio de este año fueron halladas una serie de más de 2.400 fotos inéditas de aquella trágica jornada. Las imágenes fueron recuperadas en una serie de CD dañados y en su mayoría datan de un período que abarca mediados de septiembre y principios de octubre de 2001. Las mismas, que aparentemente tomadas por un trabajador de la construcción que ayudó a despejar la destrucción del World Trade Center y sus alrededores, brindan un panorama desolador de las consecuencias inmediatas del ataque contra las Torres Gemelas.

 

Tomadas desde edificios aledaños y desde el suelo, las imágenes muestran a trabajadores y maquinaria pesada sumergidos en un abismo profundo y siniestro de hierro chamuscado, metal doblado y los esqueletos de los edificios.