CUERNAVACA, MORELOS.- “Luego de esta experiencia, en la que sentí que iba a morir, pude comprobar que en el IMSS hay buenos médicos, que atienden a los derechohabientes por amor a su profesión”, destacó Daniela Sotelo Cordova.

La mujer llegó al Hospital General Regional con Medicina Familiar (HGRc/MF) Número 1 en Cuernavaca, con shok hemorrágico, extirpación del útero  y reporte “muy delicado”, luego de cesárea de su segundo bebé. 

La derechohabiente, de 32 años, originaria del municipio Jiutepec, fue sometida a cesárea el 22 de marzo en una clínica en Cuernavaca.

Posterior al nacimiento de su hija, se complicó la intervención quirúrgica, lo cual provocó hemorragia severa, que puso en riesgo su vida, por lo cual sus familiares decidieron trasladarla al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Cuernavaca. 

La ginecóloga  Edith Serrano Medina,  especialista en ligadura hipogástrica, detalló que en el quirófano intervinieron tres  ginecólogos y dos cirujanos, así como dos anestesiólogos, operación que fue un éxito. 

Cabe destacar que el equipo de médicos aplicó tres ciclos de reanimación cardiopulmonar, logrando sacarla del paro respiratorio y estabilizar a la paciente para ser enviada a la Unidad de Cuidados Intensivos.  

Después de ello,  se requirió el apoyo de dos urólogos  para colocarle a la derechohabiente una sonda y reparar el uretero, intervención quirúrgica que también fue positiva. 

Prácticamente, fue sometida a seis intervenciones quirúrgicas en 15 días.  

Por su parte, el ginecólogo Fernando González Acosta dijo: “Es de reconocerse lo que hicieron los médicos y enfermeras en el área de Cuidado Intensivos porque ellos fueron los responsables de estabilizar a la paciente, ante la hemorragia severa con la que llegó al Seguro Social”.

Cabe señalar que el delegado del IMSS en Morelos, Ricardo Acuña Fuentes, desde que tuvo conocimiento, estuvo al pendiente del traslado de la paciente y evolución de su estado de salud.

También, de cada proceso que le realizaron durante 20 días en el hospital, su paso a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), ingreso a piso, hasta su alta, ocurrida el jueves 11 de abril.

Asimismo, reconoció el trabajo realizado por el equipo multidisciplinario de las áreas y servicios que puso toda su capacidad e inteligencia para sacar adelante un caso excepcional como el de Daniela.

Esta última, salió caminando y, como éste, mencionó, cada día están al pendiente de todas las mujeres que cursan por embarazos hasta el parto y su alta hospitalaria.

DDM REDACCIÓN
[email protected]