Poeta, dramaturgo, ensayista, y director teatral, Salvador Novo se convirtió en uno de los escritores que dejo un gran legado detrás en la expresión a través de su literatura, hoy a 48 años de su muerte.

El intelectual nació en la Ciudad de México en 1904, sus padres Andrés Novo y Amelia López, estudió en la Escuela Nacional Preparatoria y en la Facultad de Filosofía y Letras, en donde pudo nutrirse con modelos académicos en la poesía, la cual había encontrado desde niño fascinante.

Su amplio catálogo de obras lo distinguió como uno de los escritores más prolíficos del siglo XX,  e hizo que fuera imposible encasillarlo en un solo género o estilo. Para el mundo teatral dejo obras como La señorita Remington (1924), una adaptación de Don Quijote de la Mancha (1947) y una versión de la tragedia de Sófocles, Edipo rey, bajo el título Yocasta o casi (1961), e incluso su talento y versatilidad le permitió escribir guiones para cine.

Además, el guionista se destacó por ser pionero de la libertad gay en México, pues siendo uno de los escritores más respetados en el país formó parte del movimiento literario de Los Contemporáneos, conformado por Gorostiza, Xavier Villaurrutia, Carlos Pellicer y Jaime Torres Bodet. El cual fue un espacio de creación artística, en donde Novo pudo ejercer con libertad su identidad sexual.

Novo desafiaba con su conducta, en una justa cantidad para lograr tranquilizar con su ingenio, o mostrar su agilidad en el sarcasmo y humor. Fue blanco fácil de ataques por su homosexualidad, sin embargo, su resistencia fue un arma para la implantación de espacios para la diversidad en la sociedad.

Desafiante ante un panorama aún cerrado para los homosexuales, su resistencia se basó en tomar su debilidad como su fortaleza.

Por otra parte, el dramaturgo fundó y dirigió recintos teatrales, el primero inaugurado en 1928 el Teatro Ulises que se convirtió en el primer teatro moderno en México, después La Capilla en Coyoacán y formó la Escuela de Arte Teatral de Bellas Artes, logros que lo llevaron a ser director de Teatro del INBA y a ser nombrado como cronista oficial de la Ciudad de México por el presidente Gustavo Díaz Ordaz.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado