Cuernavaca, Morelos.- Después de vivir juntos 34 años, Maribel Olea Vergara y Rufino Manjarrez Mojica decidieron casarse por la iglesia, actualmente don Rufino pasa por un problema de salud muy grave, al grado de que estuvieron a punto de no llegar al altar.
La pareja formó una familia de cuatro hijos y de ellos una descendencia de cuatro nietos; el pasado sábado se juraron amor hasta que la muerte los separe.
Desde hace seis meses en la familia Manjarrez Olea han pasado días difíciles, debido a que la salud de don Rufino se ha ido agravando, derivado de un problema renal; dos días a la semana debe acudir a un tratamiento de hemodiálisis para eliminar las sustancias que retiene en la sangre a causa de la insuficiencia  renal.
El pasado miércoles creyeron que llegaría el final, don Rufino cayó en coma en un hospital de Cuernavaca, pero su sueño como pareja era casarse.
Las ganas de vivir le dieron la oportunidad de celebrarlo al lado de su familia y amigos, en una emotiva ceremonia en la iglesia de la Cruz, en la colonia San Cristóbal de Cuernavaca.
La pareja tiene familiares en el extranjero y aunque  no pudieron asistir a la ceremonia, a través de la tecnología pudieron presenciar el enlace matrimonial, con un teléfono celular uno de los presentes transmitió lo que estaba pasando en la iglesia.
En la ceremonia eucarística el sacerdote pidió que hubiera fortaleza en la familia, para afrontar los problemas de salud, y poder tener una vida plena.
Luego de jurarse amor eterno, llegaron las felicitaciones de la familia y amigos: “Vivan los esposos” gritaban los presentes en el atrio de la iglesia después de cantar una canción que habla sobre la unión de la familia.
Maribel agradeció el apoyo, y prometió estar con Rufino hasta que la muerte los separe.
“Estamos muy agradecidos con todas las personas que nos han apoyado, Dios es muy grande creíamos que no llegábamos después de que cayó en coma; mi esposo está feliz y los últimos momentos que podamos vivir juntos los pasaremos y se los daremos de felicidad”, comentó muy sonriente.
Hace 26 años a don Rufino le diagnosticaron diabetes, y esta enfermedad ha dejado estragos, hace dos años perdió la vista, tiene problemas del corazón y trombosis, sin embargo,  sigue luchando por la vida.
Desde el año 2000, la diabetes mellitus en el país es la primera causa de muerte entre mujeres y la segunda entre los hombres; en 2010, causó cerca de 83 mil  muertes.

Rufino Manjarrez padece diabetes desde hace 26 años, que se complicó con insuficiencia renal

Unión. En la iglesia de la Cruz contrajeron nupcias Rufino y Maribel, a unos días de salir de un coma.

"Estamos muy agradecidos con todas las personas que nos han apoyado, Dios es muy grande creíamos que no llegábamos después de que cayó en coma; mi esposo está feliz y los últimos momentos que podamos vivir juntos los pasaremos y se los daremos de felicidad.” Maribel Olea, esposa de Rufino Manjarrez

 

Por: José Azcárate
[email protected]. com