La tasa de fondos federales se refiere a la tasa de interés objetivo establecida por el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, que es el banco central de este país. Este objetivo es la tasa a la que la Fed sugiere que los bancos comerciales tomen prestado y se presten su exceso de reservas entre ellos durante la noche.

El FOMC es el organismo que define las políticas de la Reserva Federal y se reúne ocho veces al año para establecer la tasa de fondos federales objetivo, que es parte de su política monetaria. Esto se utiliza para ayudar a promover o desacelerar el crecimiento de la economía estadounidense.

El miércoles de esta semana el FOMC decidió elevar la tasa de fondos federales del 1.0% al 1.75% con el fin de tratar de detener la inflación que en mayo llegó a 8.6%, la más alta en 40 años. Este aumento de 0.75 puntos porcentuales es el más elevado desde noviembre de 1994, que fue la última vez que la Fed elevó las tasas en ese porcentaje.

Los bancos comerciales reaccionaron de inmediato y ayer los más importantes, como son JP Morgan Chase, Citigroup y Wells Fargo, también elevaron en 0.75 puntos porcentuales sus tasas crediticias preferenciales, que son las que les cobran a sus clientes más importantes, a 4.75 por ciento.

La decisión de la Fed, como la de los otros bancos centrales alrededor del mundo que están elevando sus tasas de interés interbancarias, no es sencilla porque siempre existe el riesgo de que estos aumentos para combatir la inflación terminen causando una recesión económica.

No solo la Fed elevó sus tasas de interés el miércoles, también lo hicieron el Banco de Inglaterra, de 1.0% a 1.25% y el Banco Nacional Suizo, de -0.75% a -0.25 por ciento.

Durante mayo y junio muchos bancos centrales han elevado sus tasas de interés para tratar de contener la inflación en sus países, entre ellos los de India de 4.4% a 4.9%; Canadá de 1.0% a 1.5%; Corea de 1.5% a 1.75%; Brasil de 12.75% a 13.25%; Australia de 0.35% a 0.85%; México de 6.5% a 7.0%; Arabia Saudita de 1.75% a 2.25%; Polonia de 5.25% a 6.0%; Emiratos Árabes Unidos de 2.25% a 3%; Israel de 0.35% a 0.75%; Chile de 8.25% a 9.0%; Perú de 5.0% a 5.5 por ciento.

La semana pasada el Banco Central Europeo mantuvo su tasa en 0.0% a pesar de que la inflación promedio en la zona es de 8.10%, yendo de 5.20% en Francia hasta 20.0% en Estonia.

El 23 de junio se reunirá la Junta de Gobierno del Banco de México y es muy probable que eleve la tasa de interés interbancaria de 7.0% a 7.50%, aunque para algunos debería aumentarla a 7.75% porque los incrementos decididos en febrero, marzo y abril, de 0.50 puntos porcentuales cada uno, no contuvieron los aumentos de precios registrados en lo que va del año, aunque en mayo la inflación de 7.65% fue menor al 7.68% que se registró en abril; sin embargo, hay quienes estiman que en junio aumentará a 7.66 por ciento.

El tiempo nos dejará ver la pericia de los banqueros centrales de México y el resto del mundo. ¿El manejo que hagan de las tasas de interés contribuirá a reducir la inflación en sus países sin causar una recesión? ¿O será que el aumento de los precios generado por los efectos de la pandemia y la guerra de Putin no puede ser controlado por el manejo de las tasas de interés?

Por: Eduardo Ruiz-Healy / Twitter: @ruizhealy / Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy / Instagram: ruizhealy / Sitio: ruizhealytimes.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado