Estos son siete hechos violentos de los que me había enterado hasta las 15:00 horas de ayer.

1 En San Luis Potosí tres cuerpos más fueron abandonados; ahora en la zona altiplano. Apenas el jueves, siete cadáveres se hallaron en la zona Huasteca; las autoridades aseguraron que “fueron traídos de otros estados”.

En Playas de Tijuana, Baja California, asesinaron a un hombre en un restaurante. Lo habían tratado de matar otras cuatro veces.

En Tijuana asesinaron dentro de su casa a un integrante de la comunidad cosplay (se disfrazan de personajes de anime); había actuado ocho horas antes en el Centro Cultural Tijuana (CECUT).

La Fiscalía General del Estado de Morelos informó que capturó al asesino de Benjamín López Palacios, quien era el presidente municipal indígena de Xoxocotla.

En Jalisco, el hombre de 82 años que asesinó a balazos a una menor que jugaba afuera de su domicilio en el municipio de Tizapán el Alto fue vinculado a proceso y deberá permanecer un año en prisión preventiva.

Hallan urnas con cenizas en Parque de Villahermosa, Tabasco.

En un comunicado la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informó lo siguiente: 1. Un grupo armado atacó a elementos de la institución, tres de ellos fueron lesionados, no de gravedad; 2. Como resultado de los hechos, siete probables agresores fueron detenidos, cuatro  de ellos se encuentran lesionados y 10 más murieron en el lugar por la respuesta de elementos de la FGJEM; 3. Se aseguraron 20 armas largas tipo R-15, armas cortas, cartuchos útiles, 5 vehículos, chalecos antibalas, uniformes tipo militar y equipos de comunicación; 4. Dos de los tres elementos lesionados de la FGJEM, requirieron trasladado a un hospital para su atención médica; mismos que se reportan fuera de peligro; 5. En apoyo al grupo táctico acudió personal de las secretarías de la Defensa y Marina, Guardia Nacional y Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM).

Son 24 muertos los que se mencionan en estas siete notas que ni remotamente indican todos los hechos violentos que se habían cometido hasta las 15:00 horas de ayer.

Son muchos muertos y seguramente será mayor el número, pero tal vez pocos si lo comparamos con el que se registró el 24 de mayo pasado, cuando se cometieron 118 asesinatos a lo largo y ancho del país, parte de los 2472 homicidios que se contabilizaron el mes pasado.

Los homicidios de ayer en Tijuana deben añadirse a los 785 que se han cometido en lo que va del año.

La realidad es que no disminuyen la violencia e inseguridad causadas en casi todo el país por las aproximadamente 250 organizaciones criminales que actúan muchas veces coludidas con funcionarios federales, estatales y municipales.

Que hay ciertos avances es innegable, como en este mismo espacio lo he anotado. Sin embargo, son mínimos si consideramos los enormes recursos humanos, materiales y económicos que el gobierno federal y los de los estados y municipios dedican año tras año para supuestamente combatir a los delincuentes organizados y desorganizados.

Después de casi tres años y medio, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no tiene mucho de qué presumir y es difícil que la situación mejore durante el tiempo que le queda a su administración.

Por: Eduardo Ruiz-Healy / Twitter: @ruizhealy / Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy / Instagram: ruizhealy / Sitio: ruizhealytimes.com


Las opiniones vertidas en este espacio son exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, la política editorial de Grupo Diario de Morelos.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado