CUERNAVACA, MORELOS.- José Vicente Loredo Méndez renunció ayer al cargo de titular de la Entidad de Auditoría y Fiscalización (ESAF) por “motivos personales”. El ahora ex auditor presentó su renuncia al presidente de la Mesa Directiva, Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, con fecha 30 de noviembre.
De acuerdo con la Ley, en automático el director de la Hacienda Pública Estatal, Uriel González Sotelo, asumió como encargado de despacho, en tanto el Congreso del Estado decide abrir el proceso de designación.
Loredo Méndez fue designado auditor en marzo de 2015, por la LII Legislatura, para un periodo de ocho años, que terminarían hasta 2023.
Sin embargo, el funcionario tomó la decisión de separarse de forma anticipada después de que los nuevos diputados de la LIV Legislatura amagaran con destituirlo, con el argumento de que protegía al ex gobernador y a los ex legisladores.
Lo anterior lo dejaron de manifiesto el 12 de noviembre, cuando compareció ante los miembros de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública para informar sobre el estatus de la auditoría a los municipios, y otros asuntos, como el de la auditoría especial que se ordenó realizar al ejercicio del crédito de 2 mil 800 mdp que el ex gobernador Graco Ramírez contrató y ejerció al inicio de su administración.
En esa reunión, Loredo Méndez recibió amenazas de destitución de los diputados José Casas González y Marcos Zapotitla Becerro.
Loredo Méndez denunció en esa misma reunión que la falta de resultados se debía a un tema multifactorial; destacó la falta de condiciones técnicas y económicas para que la ESAF funcione de manera autónoma, y la proclividad de los mismos diputados a usar a la dependencia para “enjuagar” asuntos económicos o políticos, así como el uso de las plazas para sus amigos o allegados, muchos de los cuales, incluso, eran aviadores.

Cinco años. Vicente Loredo fue designado para concluir en 2023.

Por: ANTONIETA SANCHEZ
[email protected]