Corría el minuto 25 del partido Pumas vs. Rayados, celebrado el pasado domingo, en Ciudad Universitaria cuando vino un pase largo a Funes Mori quien intentaba bajar el balón con el pecho en el límite del área, cuando recibió una carga por la espalda por conducto del defensor Luis Quintana.

El silbante en turno, Oscar Macías Romo, sacó la tarjeta amarilla, pero instantes después, al más puro estilo de Chabelo el amigo de todos los niños, optó por sacar inexplicablemente la roja, para mandar a bañar temprano al zaguero universitario, desatando la polémica.

Aparentemente lo echó por malograr una clara y manifiesta oportunidad de gol; sin embargo, en mi opinión, su decisión no cumple con los criterios establecidos por la regla de juego.

Para considerar que se malogró una oportunidad manifiesta de gol, mediante falta, se requiere que se cumpla con las cuatro “P”: 1) Proximidad al marco. 2) Pelota; es decir, que lleve controlado el balón o tenga muchas probabilidades de hacerlo. 3) Portería, que el rumbo del ataque se dirija hacia el marco y 4) Posición de los defensores favorable al atacante (algo similar a la teoría del último hombre).

Luego entonces, Funes Mori sí estaba próximo al marco rival, de modo que cumplía cabalmente con la primera “P”; pero no con las otras tres; en virtud de que: no llevaba controlada la pelota ni altas probabilidades de que lo haría, su ataque no llevaba dirección a la portería y tampoco la posición de los adversarios le era favorable del todo, porque el mismo Quintana lo marcaba y otro defensor venía cerrando la pinza.

Es menester aclarar que se debe cumplir cabalmente con los cuatro requisitos para que se pueda expulsar al infractor, con el simple hecho de que alguno no sea cubierto, se mostrará simplemente el cartón preventivo.

Igualmente, la creencia popular afirma que en el caso de que la falta sea cometida en el área penal y se sancione la pena máxima, ya no procede expulsar al infractor que evita una ocasión de gol, por aquello del triple castigo, lo que es falso.

La única excepción; es decir, que se cambia la tarjeta roja por amarilla, es cuando la infracción es cometida (normalmente con el pie) intentando (sin conseguirlo) jugar el balón.

No ha faltado quien quiera comparar la expulsión de Quintana con la que recibió Víctor Yotun al minuto 16 del León vs. Cruz Azul, la cual sí cumple cabalmente con los criterios reglamentarios; pero… son completamente diferentes.