Cuautla, MORELOS.- A diferencia de otros personajes de la Revolución, alrededor del general Emiliano Zapata no existe un culto a sus reliquias, pero sí en torno a su imagen, porque ¡Zapata vive! y su figura es la que mejor representa la lucha por la tierra, la justicia, la libertad y la dignidad de los campesinos, así como a las clases oprimidas en general, reflexionaron cinco historiadores en el 141 aniversario de su natalicio, y a propósito del libro conmemorativo: A 100 años, iconografía de Emiliano Zapata.

Reflexionan en torno a la imagen del General

María Helena González, Salvador Rueda, Felipe Ávila, Miguel Ángel Sámano y Édgar Castro Zapata participaron en el conversatorio organizado por el Centro INAH Morelos.

El Caudillo del Sur, ya sea a través de reproducciones fotográficas o alegorías plásticas, es el héroe nacional que más ha trascendido fronteras. Los orígenes de esta “idolatría” y su vigencia fueron discutidos vía remota en la presentación editorial, organizada por la representación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Morelos, a través del Museo Histórico del Oriente, en Cuautla.

Felipe Ávila Espinoza, titular del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), centro de estudios que publica el libro —disponible en versión digital—, expresó que este no solo muestra los retratos más conocidos del revolucionario, toda vez que es un escaparate de su entorno, de sus compañeros y familiares, de los homenajes en su honor, así como de fotografías inéditas que forman parte del archivo familiar.

         La historiadora del arte María Helena González indicó que solo existen entre seis y ocho retratos de Zapata, incluido el de la famosa pose en el cuartel de Cuernavaca (Hotel Moctezuma), en los que —bajo la lente de fotógrafos como Antonio Garduño, Armando Salmerón, Heliodoro J. Gutiérrez, Aurelio Escobar, Abraham Lupercio y José María Cuéllar— aparece como ideal de la belleza indígena y de la virilidad.

Dividido en cuatro capítulos y textos introductorios de John Womack y Adolfo Gilly, A 100 años, iconografía de Emiliano Zapata rescata la parte humana, “ya que los muchos hijos del general formaron parte de este ritual. Cada 8 de agosto, cada 10 abril, aniversarios de su natalicio y de su muerte, así como el 28 de noviembre (promulgación del Plan de Ayala), estuvieron presentes, al igual que los veteranos”, indicó Édgar Castro Zapata, bisnieto del general, quien ha conformado el archivo familiar. 

Ícono. Historiadores  presentan vía remota libro conmemorativo de Emiliano.Foto: Especial / Diario de Morelos

Por: Redacción Ddm / local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado