El encargado de despacho de la dirección general del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), Jaime Tapia Rodríguez informó que la pandemia del COVID-19 ha obligado al personal a redoblar esfuerzos para atender la demanda de servicio en los hogares y las fugas de agua.

En entrevista con Salvador Valora en la emisión de Diario de Morelos a las 8 por La 99.1 FM, el funcionario informó que se han atendido más de 500 reportes de fugas, en el último trimestre del año, lo que obligo a redireccionar la estrategia del organismo. Expuso que atendiendo las recomendaciones sanitarias, se determinó mandar a sus casas para cumplir con el aislamiento al personal vulnerable, haciendo una selección de los trabajadores del Sapac para atender la operatividad del sistema.

Explicó que la contingencia también provocó que el servicio de agua en las casas aumentará, el aislamiento de las familias incremento la necesidad del abasto y se tuvo que redireccionar algunos equipos para que no faltará el vital líquido en los domicilios.

También se tuvo que implementar estrategias de abasto de agua, por el temporal de estiaje, que está a punto de culminar. Por último, reconoció que la falta de recaudación por el servicio, también está obligando al SAPAC a utilizar los recursos económicos que ingresan al organismo de una manera diferente, anteponiendo las denuncias principales de la sociedad.

 

CARLOS SOBERANES

carlos.soberanes@diariodemorelos.com