compartir en:

En “Septiembre, mes del Testamento”, la Secretaría de Gobernación, gobiernos locales y el Notariado Mexicano promueven la cultura testamentaria entre los mexicanos, documento público y abierto para designar a las personas que al fallecimiento serán dueños de los bienes.

Por ello, el Colegio Nacional del Notariado Mexicano (CNNM) hace cinco sencillas recomendaciones para la realización de dicho documento.

El primero de ellos es que durante el mes de septiembre los notarios públicos de todo el país dan asesoría gratuita y sus honorarios los reducen hasta en 50 por ciento, además de ampliar sus horarios de atención.

Sólo se tiene que acudir al notario más cercano sin necesidad de listar o relacionar todos los bienes que se tengan, ni presentar documentos que acrediten la propiedad; únicamente se le proporciona al notario el nombre del testador, datos generales, identificación oficial y CURP.

El Colegio del Notariado subraya la importancia de establecer un proceso de sucesión legal, pues si no se cuenta con uno al momento de morir, se inicia un juicio en el que un juez determinará quiénes son los herederos y en qué porcentaje recibirán los bienes.

Refiere que uno de los modos de proteger a los hijos es el testamento, debido a que se puede designar un tutor para el cuidado de los menores de edad, en los casos donde ambos padres mueran.

Realizar un testamento no significa morir ya, sino más bien es un acto de responsabilidad para mantener armonía y seguridad de la familia, evitando posibles conflictos legales.