Las radiografías son una forma de radiación, al igual que la luz o las ondas de radio, que se concentran en un haz, de modo muy similar al haz de una linterna. Los rayos X pueden atravesar la mayoría de los objetos, incluido el cuerpo humano. Los rayos X generan una imagen al dar en un detector que expone una película o envía la imagen a una computadora. Los tejidos densos del cuerpo, como los huesos, obstruyen (absorben) muchos de los rayos X y adquieren un color blanco en una imagen radiográfica. Los tejidos menos densos, como los músculos y los órganos, obstruyen los rayos X en menor medida (una mayor cantidad de rayos X logra atravesarlos) y aparecen como sombras grises en una radiografía. Los rayos X que solo atraviesan el aire, como a través de los pulmones, adquieren un color negro en la imagen.

Las radiografías de la columna vertebral son imágenes de la columna vertebral. Pueden tomarse para detectar lesiones o enfermedades que afectan los discos o las articulaciones de la misma. Estos problemas pueden incluir fracturas, infecciones, dislocaciones, tumores, espolones óseos o enfermedad de disco en la columna vertebral.

También se realizan para revisar la curva de la columna vertebral (escoliosis) o para detectar defectos.

 

La columna vertebral está dividida en cuatro partes, de modo que hay cuatro tipos comunes de radiografías de la columna:

  • Radiografía de la columna cervical. Esta prueba de radiografía toma imágenes de los 7 huesos del cuello (cervicales).
  • Radiografía de la columna torácica. Toma imágenes de los 12 huesos del pecho (torácicos).
  • Radiografía de la columna lumbosacra. Toma imágenes de los 5 huesos de la parte baja de la espalda (vértebras lumbares) y muestra los 5 huesos fusionados en la parte inferior de la columna vertebral (sacro).
  • Radiografía del sacro/cóccix. Permite una visión detallada de los 5 huesos fusionados en la parte inferior de la columna vertebral (sacro) y los 4 pequeños huesos del cóccix.

Las radiografías de columna más comunes son de las vértebras cervicales (imágenes de la columna cervical [C]) y de las vértebras lumbosacras (imágenes de la columna lumbosacra [LS]).

En Laboratorio CDI puedes realizarte RAYOS X COLUMNA

Requisitos y preparación

Tiene que tener una petición médica.

Su médico, que es quien conoce su historial, le prescribirá la prueba más adecuada según su sintomatología, indicándonos que es lo que quiere obtener de su radiografía. No hace falta ningún tipo de preparación previa.

No tiene ningún tipo de contraindicación, excepto en el caso de la mujer embarazada o que sospeche que pueda estarlo. En tal caso, siempre lo tendrá que comunicar antes de empezar la exploración.

Antes de empezar el estudio le harán quitar todos los objetos y la ropa que lleve en la zona a explorar y que dificulten la correcta realización del estudio.

 

Cómo se realiza

El técnico radiólogo le colocará en la posición más idónea para obtener una buena imagen, dependiendo de la zona del cuerpo que se quiera explorar tendrá que mantener la posición y en muchos casos mantener la respiración hasta que el técnico le avise de que ya se puede mover y respirar.

Esta operación se realiza tantas veces como proyecciones hay pedido, según los síntomas, el médico prescriptor.

Una vez hechas todas las radiografías, se le pedirá que espere hasta comprobar la calidad de las imágenes.

 

Comentarios y recomendaciones

Las radiografías le serán entregadas o no, dependiendo de la especialidad del médico que le pide la prueba. Si el médico es de cabecera siempre hará falta el informe del médico radiólogo, mientras que si el médico es especialista de la zona radiografiada, el informe no es imprescindible.