“Sí visitas Cuernavaca y no vienes a quesadillas Rutilo, es como si no visitaras Cuernavaca”