¿Estás a punto de recibir tu primera dosis de la vacuna contra COVID19 y quieres festejarlo a lo grande?

En redes sociales se ha reabierto el debate sobre si es seguro o no tomar bebidas alcohólicas antes o después de la inoculación contra el coronavius.

Aquí te contamos qué es lo que pasa en el cuerpo y cómo funciona o no el fármaco de la vacuna bebiendo alcohol.

Esto es lo que dice López Gatell

El consumo moderado de alcohol tras la aplicación de la vacuna no debe representar un problema, consideró este martes Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

En ese sentido, el funcionario dijo que las actividades de las personas jóvenes no deben interferir con este proceso de inmunización.

“El tema del consumo de alcohol ha sido muy sonado, en general el consumo excesivo causa daños a la salud pública e individual, pero no hay una prohibición para tener actividades convencionales. No debería de ser un problema”, sostuvo en la ‘mañanera’.

Sin embargo, algunos expertos han advertido que ingerir bebidas alcohólicas podría reducir la efectividad de la vacuna contra el coronavirus, ya que causaría un efecto adverso sobre tu sistema inmunológico.

Acorde con Sheena Cruishank, docente de ciencias biomédicas de la Universidad de Manchester, las personas que ya recibieron la primera dosis eviten ingerir licor, debido a que afectaría la respuesta inmune del cuerpo frente al fármaco.

“Es necesario que el sistema inmunológico funcione al máximo para tener una buena respuesta a la vacuna, por lo que no se recomienda ingerir alcohol la noche anterior o después”, aseguró Cruickshank, citada por el diario británico The Mirror.

Ven efectos secundarios 

Según la doctora Rosa María Wong, perteneciente al Laboratorio de Investigación en Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la UNAM, que en su momento revisó los requerimientos para la aplicación de la vacuna rusa Sputnik V en México, señaló que ingerir alcohol tras recibir la primera dosis anticovid, en este caso la de AstraZeneca, pueden "enmascarar o potenciar" algún efecto secundario tras la aplicación. 

Además, el alcohol genera una respuesta inmunitaria lenta, por lo que el efecto de la vacuna se vería disminuido por el alcohol en el sistema.

Lo mejor, según señaló en un comunicado, es evitar ingerir bebidas alcohólicas entre 24 y 72 horas antes y entre 24 y 72 horas después de la aplicación.

Sin embargo, se aconseja reducir las bebidas alcohólicas a lo menor posible entre ambas dosis de la vacuna y hasta 21 días después de la segunda aplicación, esto para mejorar la efectividad del fármaco, que por lo general, genera su mejor potencial contra el Covid a los 15 días de la vacunación. 

Los efectos del alcohol

El alcohol puede alterar la composición de los microorganismos del intestino que ayudan a detener la propagación de las bacterias y virus.

Lo anterior representa que los glóbulos blancos, encargados de liberar anticuerpos para atacar al virus del COVID-19 y otras bacterias, se verían dañadas o reducirían su capacidad para combatir a los agentes patógenos.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado