La neumonía es una infección respiratoria aguda que puede afectar a uno o ambos pulmones. No existe una sola causa, pero puede desarrollarse por la presencia de bacterias, virus u hongos en el aire.
Causa que los alvéolos se llenen de líquido o pus. Puede variar de leve a grave, según el tipo de germen que causa la infección, su edad y su estado general de salud. 

Es una de las causas de muerte más frecuentes en todo el mundo. 

A menudo, es la enfermedad terminal que acaba causando la muerte en personas que tienen otras enfermedades graves y crónicas. 

Algunos tipos de neumonía se pueden prevenir mediante vacunación. 

 

 

CDI - Noviembre

 

Síntomas en niños 

Los recién nacidos y los bebés pueden no mostrar ningún signo de infección. Otros pueden vomitar y tener fiebre y tos. Pueden parecer enfermos, sin energía o estar inquietos. 

Cuando un niño se infecta, los pulmones se le llenan de fluidos que le dificultan la respiración. Los niños con sistemas inmunológicos inmaduros (como, los recién nacidos) o débiles (a causa de la desnutrición o de enfermedades como el VIH) son más sensibles a la neumonía. 

Los síntomas más comunes son la tos, las dificultades para respirar y la fiebre. Los niños que padecen neumonía suelen tener una respiración acelerada y cuando inhalan se les hunde o retrae la parte baja del pecho. 

Estudios: ¿Cómo se diagnostica la neumonía a un niño?

Los médicos pueden diagnosticar la neumonía realizando un reconocimiento físico; por ejemplo, analizando patrones respiratorios atípicos o auscultando los pulmones de un niño. En algunos casos, también pueden diagnosticar la enfermedad con rayos X o análisis de sangre.

Los doctores también pueden diagnosticar la neumonía contando las veces que el niño respira por minuto.  

Por ejemplo, si un niño de cinco meses respira 50 veces por minuto, se consideraría que respira demasiado rápido y que podría tener neumonía. El número de respiraciones para considerar que la respiración es acelerada depende de la edad del niño: los niños más pequeños suelen respirar a un ritmo más rápido que los mayores. 

 

Síntomas en adultos 

Los síntomas de la neumonía en personas pueden variar de leves a graves e incluyen: 

-Fiebre 

-Escalofríos 

-Tos, generalmente con flema 

-Dificultad para respirar 

-Dolor en el pecho cuando respira o tose 

-Náuseas y / o vómitos 

-Diarrea

Los adultos mayores y las personas con enfermedades graves o sistemas inmunitarios débiles pueden tener síntomas menores y más leves. Incluso pueden tener una temperatura inferior a la normal. En ocasiones, los adultos mayores que tienen neumonía tienen cambios repentinos su estado mental (conciencia).

CDI DICIEMBRE

Estudios: ¿Cómo se diagnostica la neumonía en un adulto? 

En ocasiones, la neumonía puede ser difícil de diagnosticar porque puede causar algunos de los mismos síntomas que un resfriado o gripe. Puede llevarle tiempo darse cuenta de que tiene una afección más grave. 

Para hacer un diagnóstico, el médico puede utilizar: 

-Su historial clínico, incluyendo preguntas sobre sus síntomas 

-Un examen físico, que incluye escuchar sus pulmones con un estetoscopio 

-Radiografía de tórax 

-Exámenes de sangre como un conteo sanguíneo completo para ver si su sistema inmunitario está combatiendo activamente una infección 

-Un hemocultivo para determinar si tiene una infección bacteriana que se ha diseminado al torrente sanguíneo

Recuerda siempre consultar a tu médico y realizar los estudios correspondientes en CDI. 


 

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado