compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- El presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso, Francisco Santillán Arredondo, presentó una polémica iniciativa de reforma al marco jurídico local en la que plantea que los servidores públicos que no atiendan recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHEM) deberán ser  sancionados administrativa, económica y penalmente.
En la promoción de su iniciativa, el legislador de Nueva Alianza reconoció que su propuesta causará polémica y discusión debido a que el marco jurídico federal no contempla dichas acciones.
No obstante, dijo que mientras CDHEM no cuente con herramientas que obliguen a los servidores públicos a cumplir sus resoluciones o recomendaciones, éstas seguirán siendo sólo “llamados a misa” o “buenos deseos”.
Al hacer un llamado a sus compañeros de legislatura a apoyar la propuesta, el legislador subrayó que es momento de que el Congreso acorte la brecha que existe en el sistema jurídico para el cabal respecto y protección de los derechos humanos de los ciudadanos.
Agregó que ni en México ni en el mundo es normal que un ombudsman aplique acciones coercitivas contra quien no acata sus recomendaciones, pero consideró que Morelos podría dar el primer paso, aun cuando primero tendría que modificarse la norma general.
“El tema es dar pie a la real protección de los derechos humanos; dar herramientas para que sus recomendaciones no se queden en el deber ser”, insistió Santillán.
El diputado propuso también adicionar capítulos a la Ley estatal de Responsabilidades de los Servidores Públicos y a la Ley de Responsabilidad Patrimonial.

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]