El programa Jóvenes Construyendo el Futuro, impulsado por el gobierno federal para los llamados “ninis” –ni trabajan ni estudian–, arranca este jueves con 300,000 espacios para el millón 100,000 de personas que se han registrado.

La secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde, indicó este jueves que los espacios son ofertados por 39,000 empresas que se han interesado en el plan y la dependencia a su cargo se encuentra recopilando la información de éstas, como dónde se localizan, en qué áreas pueden capacitar a los jóvenes, cuántos aprendices podrían recibir y si puede recibir a personas con discapacidades.

“Una vez verificada esta información y estos documentos, y cuando existan las suficientes vacantes de capacitación en su zona, los aprendices podrán elegir el centro de su preferencia, lo que más empate con sus intereses, un lugar cercano a donde viven”, dijo la funcionaria en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Una vez que los jóvenes comiencen su capacitación, agregó Alcalde, deberán recoger una tarjeta bancaria para que se les deposite 3,600 pesos mensuales; asimismo, se les dará cobertura médica con un seguro facultativo como el que cuentan estudiantes de universidades públicas.

El programa tiene una primera meta de beneficiar a 2 millones 300,000 jóvenes, añadió.

“La idea es que esta capacitación pueda durar un año y que una vez concluida, las empresas, los talleres, los negocios, toda la red de tutores que podamos formar puedan darle una certificación, un papel a estos jóvenes para que acrediten qué fue lo que aprendieron, cuáles son las habilidades y las capacitaciones y las competencias que adquirieron los aprendices durante todo este proceso. De esta manera, si no se quedan en ese centro de trabajo, tendrán las posibilidades de tener mejores posibilidades de empleabilidad para tocar otras puertas”, agregó la secretaria.

López Obrador, a su vez, afirmó que se logró un presupuesto de 44,000 millones de pesos para el programa y si se necesita más, se realizarán transferencias de recursos, ya que se trata de un programa prioritario para su administración.