Monterrey.-  Miguel Herrera, entrenador de los Tigres UANL, presumió que en el empate por 2-2 ante el León su equipo jugó con el sello que pretende implementar.

“La idea es que el equipo no baje los brazos nunca. Tuvimos que venir de atrás, me gusta la actitud de los muchachos que no bajan, que no dejan de luchar, pero debemos ser más conscientes que no podemos venir de atrás, sino golpear primero y ser más sólidos”, explicó tras el partido.

Otro de los aspectos positivos que Herrera vio en la igualada ante el León fue el regreso del francés André-Pierre Gignac. 

Miguel Herrera. El entrenador habló del empate de los Tigres.

Staff Diario de Morelos


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado